miércoles, 23 de diciembre de 2020

Otro punto y aparte

 


Si por las vacaciones de verano nos tomamos un descanso —mi primer punto y aparte—, a finales de año solemos hacer balance de lo bueno y de lo malo que nos ha ocurrido, los logros y los fracasos y, como no, es la hora de hacer los propósitos para el año siguiente, propósitos que la mayoría de las veces no cumplimos y que se quedan en buenas intenciones.

Hacer un balance de lo que ha sido este 2020 sería hablar, cómo no y una vez más, de la pandemia y de todo lo que esta nos ha acarreado. Pero, por una vez, dejaré aparcado este tema hasta el próximo año.

Este segundo punto y aparte lo he aprovechado para hacer una evaluación de lo que he logrado con mis escritos, tanto relatos como crítica social, publicados en mis dos blogs: Retales de una vida y Cuaderno de bitácora, respectivamente.

Ambos han cumplido siete años de existencia y muchos han sido los temas que he tratado, tanto de ficción como basados en mis observaciones de la vida cotidiana.

Llegado a este punto, me he tomado la molestia de evaluar qué ha representado este año 2020 para mis todavía dos jóvenes blogs y, concretamente, para mis ejercicios “creativos”.

En Retales de una vida he publicado 37 relatos y en Cuaderno de bitácora 33 entradas, contando la presente. En total, pues, han sido 70 textos. No sé si esto es mucho o poco, pues escribo cuando puedo y quiero, sin atenerme a un objetivo concreto.

Lo que sí me ha interesado saber es qué publicaciones han captado más la atención de mis lector/as, basándome en el número de comentarios recibidos.

En Retales de una vida, si exceptuamos los relatos que han participado en el concurso de El Tintero de Oro —pues son los más comentados al acceder a ellos todos los participantes, sean o no seguidores habituales del blog—, resulta que los relatos más valorados —empatados con 22 comentarios— han sido, por orden de publicación (entre paréntesis, día y mes de publicación):

-        Dicen… (03/04): relato sobre el deseo de inmortalidad.

-        Ecologismo ultra (16/06): microrrelato en el que el protagonista, obligado por su jefe a asistir a una cacería, aborta el abatimiento de una especie protegida de forma muy poco ortodoxa.

-        La mosca (29/10): relato sobre una mosca dotada del don de la inspiración literaria en un escritor vacío de ideas.

-        Que alguien me ayude II (19/11): segunda entrega de un micro participante en El Tintero de Oro sobre un soldado abandonado a su suerte en el campo de batalla.

En “Cuaderno de bitácora”, la entrada que tuvo más aceptación —28 comentarios— fue ¿Qué hay para comer?, una exposición sobre las dudas que nos asaltan acerca del valor nutritivo de muchos alimentos con motivo de la información que nos llega por distintos medios de dudosa fiabilidad.

De los relatos participantes en el certamen de El Tintero de Oro, el más comentado —con 45 comentarios— ha sido Cuestión de principios (06/10), relato sobre un policía psicópata que escala puestos de mando gracias a sus métodos radicales.

Pero como la opinión de mis lectores no tienen por qué coincidir con la mía, mis relatos de ficción favoritos son: Historia de una rebelión (30/01), dedicado a George Orwell y su Rebelión en la granja, La ventana (16/05), El patio de vecinos (03/07), Mambrú se fue a la guerra (15/10), La mosca (29/10) y El plagio (05/12). Entre los relatos concursantes en El Tintero de Oro, los que más me han satisfecho han sido ¿Qué ha sido de Alicia? (27/04) y El profesor chiflado (15/09). En cuanto a temas de crítica social, la elección me ha resultado mucho más difícil, por lo que solo he seleccionado dos entradas: ¿Quién quiere sacrificarse? (19/06), sobre en quién recaen los mayores sacrificios en plena crisis económica, y Muerto el perro, se acabó la rabia (24/09), sobre los verdaderos responsables del éxodo masivo de refugiados.

En el ámbito de los certámenes literarios organizados por entidades de diverso tipo (Asociaciones culturales, Ayuntamientos, etc.), a lo largo de este año he presentado a concurso nueve relatos. Solo en uno de ellos mi relato resultó finalista, pero la maldita pandemia ha dado al traste con el veredicto y entrega de premios. En un certamen se ha aplazado sine die, en otro se ha pospuesto hasta el año que viene, haciéndolo coincidir con la próxima convocatoria, otros lo han publicado en su web y en el restante se ha optado por el mutismo más absoluto.

Siempre he dicho que los concursos literarios y un servidor estamos reñidos y por ello había decidido no volver a presentarme a ninguno más, pero volví a picar —pues creí, iluso de mí, tener unos textos merecedores de algún premio, aunque fuera de consolación— y lo hice precisamente cuando la pandemia decidió darse a conocer, lo cual me ha originado bastantes inconvenientes a la hora de aclarar la viabilidad y futuro de cada concurso. Esto daría para otra de mis entradas críticas, esta vez sobre la poca seriedad de algunos organizadores de concursos.

Tampoco creo que vuelva a publicar —mejor dicho, autoeditar— una segunda recopilación de relatos, visto el escasísimo éxito de la primera tras cuatro años de estar a la venta. De momento, seguiré publicando relatos y “artículos de opinión” en mis blogs hasta que mi cuerpo y mi mente digan basta.

Y para terminar, cómo no, os deseo unas felices fiestas y sobre todo mucha salud y amor, que es lo que realmente cuenta en esta vida.


34 comentarios:

  1. Tú sigue y no hagas caso de los jurados.
    Un abrazo Josep.

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía el humoriusta Joe Rígoli: Yo sigo, je,je.
      Un abrazo, Alfred.
      Felices fiestas!!

      Eliminar
  2. Hola.
    Pues yo te animo a participar en certámenes. Hay muchos(muchísimos) concursos muy poco limpios pero los hay que son fiables, es cuestión de ir acertando. Hace tiempo leí una entrevista a una chica que había ganado muchos premios, y ella decía que para ganar uno tenía que enviar 10. Obviamente es una media, a lo mejor de tres ganaba tres pero luego enviaba 20 y no ganaba ninguno. Ella comentó(no recuerdo el nombre de la autora, lo siento) que al mes enviaba muchos relatos, a veces hasta 40 relatos entre carta y email,especialmente en Navidad, día de la mujer o día del libro, que es cuando más hay. Nueve relatos son muy pocos, y tú tienes talento, no lo dejes.

    Respecto a la publicación. El éxito siempre es relativo, tú ya sabes que para vender mucho hay que ser instagramer, tener un novio famoso, trabajar en telecinco...
    A mí el año pasado me ofrecieron publicar dos editoriaes(había enviado la obra a un concurso), era sin costes(y con corrector que la otra vez no tenía) y no acepté porque no soporto ir a presentaciones, y claro, era obligatorio.
    Cuando publiqué mi primera novela hicimos presentación y lo pasé fatal pero fatal. Cuando vi a los de la tele se me saltaban las lágrimas, y me juré que no me volvería a ver en algo así.
    Así que me estoy planteando publicar la novela que tuvo esas ofertas en Amazon. Y si vendo poco, pues vendo poco, pero disfrutaré y no lo pasaré mal en eventos donde voy a ser el centro de atención.
    Tu libro de relatos es estupendo, yo lo he releído y mi madre lo había leído también. No te fustigues con esas cosas y disfruta. Si publicas otro libro, yo, sin dudarlo, lo compraré.

    Muy felices fiestas y nos leemos a la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conocí a un escritor novel (precisamente en la única entrega de premios a la que he asistido por haber ganado un accésit) que ganaba un montón de premios al año, que le suponían un sobresueldo nada desdeñable. Su sistema era escribir relatos sin parar y los guardaba para la ocasión. Cuando el tema marcado por las bases de un concurso se ceñía a alguno de los que había escrito, lo presentaba. También conocía, o estudiaba, o se interesaba por la composición del jurado y de sus filias y fobias, conocía los antecedentes y sabía quá tipo de relatos solían ganar. No puedo negar que escribía muy bien, pero conozco a mucha gente que, escribiendo tan bien o mejor no se come un rosco, je,je. Y lo de publicar ya ni te cuento. Tengo un amigo que ha escrito cuatro novelas, todas muy buenas, tiene un estilo narratiovo buenísimo y no pudo encontrar una editorial que se las quisiera publicar. Y con mi libro de relatos tampoco pude hallar una editorial, por modesta que fuera, que lo aceptara. Somos muchos los que tenemos que recurrir a la autoedición. Las editoriales que se ofrecen a coeditar tu libro, yendo a medias en la inversión y en los beneficios, no me resultan de fiar y hablo por experiencia.
      Por lo que me cuentas de tu experiencia, me dan ganas de mudarme a tu Comunidad Autónoma, quizá en ella la cosa resulte más fácil, ja,ja,ja. La verdad es que cuando sé de gente que acapara tantos premios y que logra publicar sus libros, me da la impresión de que yo estoy en las nubes y no he sabido espabilarme. También es verdad que no me muevo demasiado, por no decir nada, pues hay quien no para de promocionarse y no desaprovecha la ocasión para ir que aquí para allá hablando de su libro. Yo soy muy comodón y, claro, esto de que alguien venga a buscarte para ofrecerte publicar tu libro ya se me antoja de ciencia ficción, je,je.
      La profesora del taller de escritura al que asistí dos años seguidos, me propuso que solicitara a la biblioteca municipal la posibilidad de hacer una presentacion en público. Y decliné la sugerencia porque no me veía hablando ante una audiencia que con toda probabilidad la formaría los familiares y amigos que ya me habían comprado el libro y cuatro gatos despistados más, pues soy un prefecto desconocido en mi población. Además, siendo un libro autoeditado, tendría que comprar los ejemlares que luego vendería, si había suerte, tras la presentación, corriendo el riesgo de que solo vendiera un par y tuviera que comerme el resto. Otra cosa es que una editorial apueste por tí y asuma el riesgo económico. Pero esto es, para mí, soñar despierto.
      También es verdad que soy muy impaciente. Un escritor de mi localidad, padre de un amigo de mi hija menor, me dijo que no tuviera prisas por publicar mi recopilación de relatos, que la presentara a todas las editoriales del país y que quizá algún día (podrían pasar incluso algunos años) me llamaran de alguna, como le sucedió a él. Así lo hice, pero solo la envié a unas decenas de editoriales. Cuando habían pasado seis meses sin noticias o bien respuetas negativas, decidí tirar por la calle de enmedio y acudir al sistema de publicación de Amazon. Y punto. Y la verdad es que, con lo trabajoso que es, no me siento, de momento, con ganas de repetir.
      Que pases unas felices fiestas y seguiremos escribiendo y leyéndonos el próximo año si Dios quiere.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con Alfred. Qué sabrán los jurados. Tú publícalos aquí y luego haz lo que quieras.
    Felices Fiestas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino a muchos juradoa como los miembros del Tribunal Supremo, je,je.
      Seguiré tu consejo y aquí paz y después gloria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues desde luego has hecho un exahustivo análisis de la actividad de tus blogs.Por lo que a mí respecta me encanta pasar a leerte y tus blogs se cuentan entre mis favoritos. Tus narraciones se leen maravillosamente porque están escritas con una gran naturalidad y sus temas sacados de la vida cotidiana, unas veces con un puntito de misterio, de terror, de humor...son siempre interesantes.Los concursos a mi dejaron de gustarme hace mucho porque creo que en ellos no se valora lo que vale un escritor o su obra, asi que no hago caso de ellos. Se ven por ahí libros buenísimos que han pasado sin pena ni gloria, y en cambio otros que han sido muy premiados, no hay quien los trague. Asi que tu sigue escribiendo y no te desanimes, porque aquí no te van a faltar lectores, desde luego yo vendré a leer siempre que pueda.
    Y ya aprovecho para desearte una Feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de Paz , Prosperidad y Salud.
    Un abrazo muy grande y hasta la vuelta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del análisis es una especie de deformación profesional. Cuando trabajaba siempre hacía un balance de las actividades realizadas por mi departamento y los logros conseguidos, el tiempo y el esfuerzo invertido, etc. Aquí, por lo menos, no he utilizado tablas y gráficos, ja,ja,ja.
      Muchas gracias, Rita, por ser una de mis seguidoras y te agradezco mucho tus palabras.
      Y también te deseo una felices fiestas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Creo, Josep Mª, que en el campo de la escritura y también de la lectura lo importante es hacerlo por placer como tú haces. Participar en Concursos y Certámenes es un buen incentivo para no dormirse en los laureles pues a veces si no hay algo que sirva de acicate los días se pueden pasar sin sentir que pasan.
    Cuando a mí me preguntan por mis blogs la respuesta que les doy es la misma que tú incluyes en este artículo-resumen: seguiré escribiendo en mis blogs hasta que mi cuerpo y mi mente digan basta. Concretamente tú dices 'publicando relatos y “artículos de opinión”'. Creo que lo que hacemos es un buen ejercicio mental que no asegura que un día podamos perder la cabeza (je, je...) pero se dice por ahí que suele prevenirlo o al menos retardarlo; pero es que, además, nos gusta, ¡qué coños!, y eso es lo principal.
    A la vuelta de las vacaciones nos seguimos leyendo.
    Te deseo unas felicísimas Fiestas, querido amigo.
    Un fuerte abrazo para ti y toda tu familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Juan Carlos, hay que escribir por placer y no (como he dicho en más de una ocasión) para complacer, je,je. Además, como bien dices, es un buen ejercicio mental que mantiene a nuestras neuronas ocupadas.
      Los concursos literarios pueden ser un incentivo para que uno se ponga a prueba y para esforzarse todavía más, pero para mí han sido una fuente de decepciones, je,je. Es tan cierta la máxima que dice "para gustos, los colores"... Hay a quien un relato le entusiasma mientras que a otro le resulta mediocre e insípido. Igual sucede con la música, el cine, en fin en todas las materias artísticas.
      Yo solo he tenido acceso al relato ganador de un certamen en dos ocasiones. Fue con motivo del concurso de microrrelatos de terror y gore dentro de la semana de cine de terror de Molins de Rei (población donde vivo) que se celebra en Noviembre (ecepto en este año, por la pandemia). Pues bien, los relatos ganadores, en su versión en castellano y en catalón, se publican luego en la web de la biblioteca municipal. Cuando los leí, comprendí por qué no podría ganar jamás. Eran puro estilo gore (yo no sabía por aquel entonces qué era eso), es decir, no de terror, sino más bien asquerosos y, en mi opinión, de muy mal gusto. Y así dos años consecutivos. Me dije entonces que a la siguiente oportunidad presentaría un relato de ese género, pero fui incapaz de escribir una sola línea, ja,ja,ja.
      Que pases unas felices fiestas con tu familia y ese nieto tan guapo recién llegado.
      Un fuerte abrazo también para ti y los tuyos.

      Eliminar
  6. Haces un balance pormenorizado, que yo...no sé si quiero hacer. No por nada. Yo escribo, sobre casi todo y como sabio en nada y aprendiz de todo, no sabría ni escoger los que más alegrías me han dado, porque al escornarlo, ya gozo. Parece una memez, pero no escribo nada que no sienta, o venga, o imagine. Y no publico nada que no haya disfrutado al escribir. MI balancee es cada vez más simple. Disfruto, sigo, me duele, paro.

    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no necesitas hacer balance alguno, pues a las 24 h de publicar una entrada ya tienes más de 50 comentarios, ja,ja,ja. Bromas aparte, siempre me ha gustado conocer si lo que ecribo gusta. Aunque no debiera basarme en ello, me resulta un aliciente comprobar que, por ejemplo, aumenta el número de mis seguidores o que lo hace el número de comentarios positivos recibidos. Sé que esto no deberia influir para nada en mi actividad escritora, pues yo también escribo lo que me gusta y cuando se me ocurre una idea, y no lo hago pensando en la opinión de los posibles lectores. Pero tengo una especie de perfeccionsimo innato que me "obliga" a autoevaluarme, y qué mejor época para hacerlo que ahora que cerramos un año más, je,je.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Enhorabuena Josep por un año de muchísimo trabajo creativo que queda reflejado en esas 70 entradas que me parece un número muy destacable. Pero si los números son relativamente importantes, yo me quedo con la calidad de tus relatos y con el sentido común de tus artículos de opinión. En definitiva, me parece que esta entrada es muy oportuna cómo balance general del año. Me alegro mucho de haber tenido conexión contigo y de haber disfrutado con los textos que nos has ofrecido.
    Felices fiestas, un fortísimo abrazo y mis mejores deseos para el 2021.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en que es mucho más importante la calidad que la cantidad, pero también es mucho mas fácil contabilizar lo segundo que lo primero, je,je. El número de publicacones es indiscutibe, mientras que el de comentarios no siempre refleja la calidad del texto leído. En todo caso es un indicador aproximado.
      De todos modos, lo mejor de este año es haber contado con la presencia, no solo de mis lectores habituales sino de blogs como el tuyo y como los otros treinta que sigo a diario, que me llenan e inspiran.
      Muchas gracias, Miguel, por tu comentario y te deseo lo mejor para el 2021, especialmente una buena dosis de salud, que falta que hace.

      Eliminar
  8. Enhorabuena por el trabajo realizado, he conocido tu blog hace poco y lo sigo por tus artículos de críticas, te animo a seguir con el blog, saludos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Raúl. Espero poder seguir contándote entre los seguidores de este blog.
      Un abrazo y felicers fiestas.

      Eliminar
  9. Menudo resumen, amigo. Ha sido un año fantástico. Tú sigue escribiendo para que los demás podamos disfrutar de la lectura de tus relatos y opiniones y tú de su escritura. Afortunadamente, no dependes de esto para vivir así es que es puro divertimento. Entiendo que tiene que ser frustrante tratar de editar un libro y que ninguna editorial responda y autoeditarlo en Amazon y que no tenga el éxito esperado, pero creo que eso no tiene demasiado que ver con la calidad del producto sino con otras muchas cosas que nada tienen que ver con la literatura y sí con el vil comercio.
    Un beso enorme y a seguir con la terea en 2021.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, si tuviera que vivir de mis publicaciones, estaría comiendo en los comedores sociales, ja,ja,ja.
      Y sí, cuando uno pone ilusión y esperanzas en un proyecto y comprueba que no resulta como esperaba, pues se siente muy decepcionado. Pero, bueno, no es el fin del mundo, al menos no como lo pintan las Sagradas Escrituras, je,je.
      Así que seguiré contra viento y marea, y todo gracias a vosotro/as, mis lectore/as.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Que envidia Josep Mª,... tener tiempo para dar contenido a dos blogs y atender las entradas de todos tus seguidores en sus respectivos blogs. Veo que ha sido un año con una enorme productividad,... digno del mejor balance final.
    Un abrazo y, de nuevo, Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ventaja de estar jubilado, je,je. 70 es un número redondo y no sé si otros compañeros blogueros publican más o menos, pues solo llevo la cuenta de mis entradas. Pero sí, me siento satisfecho de mi productividad, ja,ja,ja.
      Un abrazo y felices fiestas.

      Eliminar
  11. Genial balance el que has hecho, solo te falta alguna gráfica y un par de tablas y lo podrías publicar en una revista científico-literaria (si es que existe alguna así, pero el material sería aceptado).
    Lamento que no te animes a publicar más libros, espero que esa decisión sea de momento. En cualquier caso, yo puedo disfrutar de tu narrativa siempre porque sigo tu blog, así que nada que temer para mí.
    Un besote y pasa unas felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, podía haber hecho una comparación entre el número de entradas publicadas a lo largo del año y las distintas olas de la pandemia, para comprobar si estas ejercieron alguna influencia, positiva o negativa en mi inspiración, pero eso ya habría sido más propio de una mente excesivamente calculadora, je,je.
      Hace tiempo seleccioné varios relatos para formar parte de una segunda recopilación, pero ahí están, congelados, y no sé si algún día me animaré a publicarlos. Me da tanta pereza..., y luego el engorro de endosarlos a los de siempre, ja,ja,ja.
      Un beso y mis mejores deseos para estas fiestas.

      Eliminar
  12. Que tu cuerpo y tu mente digan "basta" por lo menos NO en esta nueva década de esperanza que se asoma sin mascarilla a la vuelta de la esquina.

    Contento de haber compartido un año bloguero más junto a tus escritos.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi cuerpo tiene la edad biológica que le corresponde, pero debo reconocer que a mi mente se le paró el reloj hace años, je,je. Así que como las ideas surgen de esta última, espero seguir escribiendo por mucho tiempo.
      Me alegro haberte tenido como seguidor durante todo este tiempo.
      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  13. Amigo Josep,

    Tú ya sabes cuál es mi opinión en relación a los concursos literarios, así como mi -nefasta- relación con ellos, así que no incidiré en lo mismo. Sólo diré que, por mi parte, paso de ellos.

    En cuanto a las editoriales, más de lo mismo. No sólo tardan en responder -cuando lo hacen- sino que sus respuestas suelen ser un motivo de bajón. Y para bajones ya tenemos los informativos diarios, así que...

    Escribir, publicar, que te lean y te comenten, aunque no ganes un duro con ello, debería ser motivo suficiente de orgullo y satisfacción personales. Sin embargo, y hablaré por mí, siempre queremos más. Pensamos -con o sin razón- que nuestros escritos, aquello que creamos con tanto esfuerzo y dedicación, merece mucho más que un comentario más o menos elogioso en nuestro blog. Y por eso lo seguimos intentando fuera de él, ya sea mediante la autoedición como con la coedición. Vendemos lo que vendemos, y siempre nos parecerá poco con respecto al tiempo y esfuerzo invertidos. Pero, a pesar de ello, no dejamos de intentarlo. ¿Porqué? Sinceramente, llevo años haciéndome esa misma pregunta y aún no sé la respuesta. Tal vez me dé miedo conocerla, y por eso me autoengaño; porque sé que, el día que no encuentre un motivo para publicar, dejaré de escribir.

    Un abrazo, y enhorabuena por ese inmenso trabajo que haces año tras año. Llevar siete años, no con uno sino con tres blogs, es digno de elogio. Además, cada vez escribes mejor, lo cual indica que te tomas muy en serio tu labor, y que no te limitas a escribir por escribir. Lo dicho: mis felicitaciones, amigo Josep.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El camino se hace al andar, dijo el poeta. Pero yo llevo andado un buen trecho, después de siete años de haber iniciado este periplo por las letras, y muchas veces me da la impresión que no me he movido del punto de partida. Quizá sí que con la prñactica habré ganado en calidad, pero ello no se traduce en un mejor resultado. En mis blogs han ido apareciendo nuevos lectores, pero, a la vez, han ido desapareciendo en igual número. ¿Se cansan, se aburren, o son de los que esperan reciprocidad? Este es un mundillo muy complejo que no acabo de comprender. Y si hablamos de consursos y editoriales, apaga y vámonos.
      Bueno, Pedro, me resistía a decirlo, pero es mayor la tentación que el recato: a mal de muchos..., ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hola Josep Ma esta época se presta a hacer balance y el resultado que nos has mostrado es de mucho trabajo y ganas para mantener tus dos blogs. Así que te felicito por mantener las ganas y la ilusión, por seguir creando relatos y entradas para disfrutar y mantener esos interesantísimos debates en tus blogs. Así que no perder las ganas y la ilusión es importante para todo y más en unos momentos en los que estamos un poco faltos de ilusiones.
    Y sobre los concursos y las autoediciones pues lo mismo si se tienen ganas pienso que se ha de probar y no permitir que las respuestas o la falta de respuesta te quiten las ganas y lo mismo con la autoedición, la ilusión de ver tus relatos en un libro de papel eso no te lo quita nadie querido amigo y eso ya es un gran logro, en un país en el que se lee tan poco poder vivir de la literatura es un sueño al alcance de muy pocos.
    Un abrazo inmenso y muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conxita. En primer lugar, agradecerte tu presencia, pues me consta que estás muy liada y apenas tienes tiempo para leer y escribir. Espero que tengas algunos días de asueto para poder hacer lo que habitualmente no puedes.
      El éxito, en cualquier materia, se mide por el número de seguidores y admiradores y el de aplausos que el artista recibe en el escenario. En mi caso, me siento muchas veces como si depués de un recital, solo se escucharan unos tímidos aplausos por la platea y todos procedentes de unos pocos amigos, familiares e invitados. Pero, da igual, no escribo para ser famoso (tampoco tengo tantas tablas ni le edad como para llegar a serlo) y con tal que unos pocos seguidores me lean y dejen su apreciado comentario ya me doy por satisfecho. Sí es verdad que siento una envidia (diría que sana, pero la envidia nunca lo es, je,je) cuando observo que hay blogs que a las 24 horas de una publicación ya han recibido mas de 50 comentarios y acaban llegando al centenar, cuando los míos, al cabo de dos semanas, no llegan a veinte y ahí se quedan. Dirás que qué importa esto y yo te responderé que no espero aparecer en el libro Guinness de los récords, pero sí que no es muy halagüeño que mis relatos y entradas solo sean capaces de atraer a una o dos docenas de lectores. Si hay pocos comentarios, es que lo que escribo no acaba de satisfacer. Como decimos en catalán: són fabes contades. De ahí que me haya sentido tentado a hacer un balance del año transcurrido, cuyo resultado no difiere en absoluto del de años precedentes. Pero, como bien dice nuestra amiga Rosa, mi vida no depende económicamnete de esto que, a fin de cuentas, empezó y sigue siendo un entretenimiento personal. La satisfacción debe venir de dentro y no de fuera, así que seguiré con lo mío hasta que ese divertimento deje de serlo. Y bien pensado, cuantos menos comentarios reciba, menos respuestas tendré que escribir, ja,ja,ja.
      Un beso y felices fiestas.

      Eliminar
  15. Por aquí también estaré que tengas mucha Paz y Salud! !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tambián te deseo paz, salud y amor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Te dejo mis felicitaciones navideñas con algo de retraso y por supuesto que este Nuevo Año 2021 te colme de bienes y se hagan realidad tus proyectos.
    Un beso, querido amigo Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estrella, por tus buenos deseos para este nuevo año que acabamos de estrenar. Espero que no nos defraude, pues, al menos yo, tengo puestas en él muchas esperanzas.
      Te deseo lo mismo para tí y los tuyos.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Josep, has hecho un buen balance de tus dos blog. En todo el año has trabajado mucho. Si comparamos el trabajo con escribir lo has hecho y muy bien. No se si he leído todos los relatos y entradas tuyas pero intento ser una fiel seguidora porque me gusta lo que escribes y cómo lo relatas. En cuanto a editar libros es difícil que una editorial se interese por tantos y tantos escritores que escriben muy bien y mucho mejor que otros que han ganado algún que otro concurso. Así que sigue escribiendo que ya tienes muchos lectores fijos que te sigue y se deleitan como yo de tus escritos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mamen. Me gusta hacer balance de todo, pero de la vida resulta mucho más difícil y arriesgado que de la actividad bloguera, je,je.
      Te agradezco que seas una de mis fieles seguidoras y no pasa absolutamente nada si te saltas alguna de mis entradas. La vida seguirá igual, ja,ja,ja.
      Lo de publicar ya es harina de otro costal y ya tengo asumido que no hay nada que hacer en este aspecto. Si tuviera qie vivir de ello ya sería otra historia.
      Un abrazo.

      Eliminar