jueves, 16 de mayo de 2024

El concierto del desconcierto

 


Nunca me han entusiasmado los festivales musicales. Sólo recuerdo haber seguido con interés —o más por curiosidad y por la novedad— el Festival del Mediterráneo (o de la música mediterránea) que se estrenó en España en 1959 y se prolongó hasta 1967. Recuerdo que, como en los años cincuenta todavía no teníamos televisor, íbamos a verlo a casa de los padres del entonces prometido de mi hermana mayor, hasta que en enero de 1961 por fin entró en casa uno de esos aparatos y ya no tuvimos que desplazarnos.

Pero otro festival musical vino a acaparar la atención de toda Europa: el de Eurovisión, que tampoco nos perdíamos, siempre expectantes del papel del, o de la, representante de España.

Desde 1967, pues, una vez desaparecido el festival de la canción mediterránea, era el festival de Eurovisión el que copó nuestro interés durante algunos años, hasta que hartos de ver cómo se intercambiaban puntos los países amigos, entre ellos España y Portugal, los grandes damnificados en las votaciones —exceptuando dos honrosos primeros puestos: Massiel en 1968 con la canción La, la, la, y Salomé, en 1969 con Vivo cantando—, nuestro interés —el mío y el de mi familia— decayó notablemente y solo por curiosidad procurábamos conocer el ganador o ganadora, observando que España casi siempre quedaba a la cola.

Desde hace unos años, el estilo o estilismo en este festival ha dado un giro importante, valorándose y llamando la atención más la puesta en escena de los concursantes que la canción en sí. Para mi gusto, abunda cada vez más lo estrafalario y, a veces, el mal gusto que la calidad de la interpretación.

Que el festival de Eurovisión está politizado, creo que es bastante obvio, pues priman los intereses de determinados países que lo utilizan para su propaganda particular o, en el mejor de los casos, para reivindicar cualquier demanda colectiva, ya sea el pacifismo o el feminismo, algo que no censuro, pues cualquier oportunidad es buena para ciertas reivindicaciones sociales, y más si van acompañadas de una buena música e interpretación. No obstante, insisto en que últimamente domina más el espectáculo visual que la música en sí. Pero esto es una opinión personal. Cada uno tiene sus gustos.

Pero yo me pregunto si deben tolerarse ciertas manifestaciones al margen de la música, cuando estas pueden crear malestar y enfrentamientos. Y esta última edición ha sido, a mi entender, la gota que ha colmado el vaso. Y es que la presencia de Israel ha soliviantado a más de uno, y de dos, y de tres...

En primer lugar, siempre me he preguntado por qué participa Israel, si no es un país perteneciente a Europa. En el festival del mediterráneo era lógica su intervención, pero en Eurovisión... Pues la respuesta que he hallado es que este país es miembro de la Unión Europea de Radiodifusión, lo cual no me acaba de cuadrar, pero aceptemos pulpo como animal de compañía.

Quizá —y sin quizá— influido por la grave situación de los palestinos ante el genocidio al que son sometidos por parte del ejército, y del Gobierno, de Israel, sentí un gran rechazo a la presencia de una representante de ese país —y que conste que ir en contra de las acciones bélicas israelíes no significa que exonere de culpa al terrorismo de Hamas— en un festival de música. Si a los atletas representantes de Rusia se les vetó su participación en varios encuentros deportivos a modo de sanción por la invasión de Ucrania, ¿por qué no se ha obrado del mismo modo con Israel, máxime cuando ya se anticipaba la existencia de manifestaciones en contra?

A mi entender, el tercer puesto logrado por Ucrania y el quinto por Israel tienen ambos tintes más políticos que musicales. Pero debo reconocer que tan solo es una sospecha, pues no seguí el festival y por lo tanto no escuché a quienes defendieron a estos dos países. Lo que sí parece evidente es que tanto desde España como desde otros países europeos democráticos hubieron rifirrafes verbales antes del concierto, tanto en contra como a favor de Israel, con la guerra en Gaza como telón de fondo.

Creo, y aquí termina mi exposición, que cuando un festival o evento cultural rebosa de politización y animadversión hacia uno o varios de los participantes, deberían tomarse las medidas oportunas para que el conflicto no llegara a ser violento, preservando siempre la libertad de expresión, pero también el respeto a quien no piensa igual. Solo haría una excepción: prohibir la participación a quienes representen una ideología claramente antidemocrática. ¿Os imagináis a un grupo de rock neonazi cantando canciones a favor de Hitler?

¿Habría que acabar con el Festival de Eurovisión o vetar la participación de según quien por tal motivo? Mi opinión es que si este festival acaba siendo un campo de batalla entre países por razones políticas, debería ponerse coto de alguna manera a este comportamiento y no tener reparo en prohibir la participación de quienes utilizarán su bandera con fines políticos. Ya tenemos suficiente con nuestros conflictos internos como para tener que soportar oportunismos ridículos y peligrosos.

 

 

Ilustración: Eden Golan, la representante de Israel en Eurovisión 2024


lunes, 6 de mayo de 2024

Prestar o no prestar, esa es la cuestión

 

En esta ocasión seré muy breve, porque breve y muy concreto es lo que tengo que tratar y preguntar:

¿Habéis prestado alguna vez un libro o un disco?

Yo lo he hecho varias veces y casi siempre me he arrepentido, porque te los devuelven después de muchísimo tiempo, si es que te los devuelven, o te los devuelven hechos un asco (me refiero a los libros, no a los discos). Hay veces que incluso he llegado a olvidar a quién se los presté de tanto tiempo que ha pasado.

Yo intento conservar los libros inmaculados, de forma que después de haberlos leído siguen estando como nuevos, como si nadie los hubiera usado. Para identificar la página en la que me he detenido al hacer una pausa en la lectura uso un marcapáginas en lugar de doblar, como hacen algunos, una de las esquinas superiores de la página en cuestión.

Recuerdo que una vez compré por Amazon un libro de segunda mano, por ser bastante más barato. Indicaban que estaba como nuevo, pero cuando lo recibí, observé que muchas páginas estaban llenas de anotaciones que, aunque estuvieran hechas a lápiz, no era cuestión de ir borrándolas una a una de tantas que había.

Hacer anotaciones en un libro, aunque sea una novela, parece que es bastante habitual. Yo no lo he hecho nunca, en primer lugar, porque quiero dejar intacto el libro, sobre todo si se lo voy a pasar a alguien que me lo ha pedido, y en segundo lugar porque cuando alguna frase me llama mucho la atención prefiero anotarla aparte, y si no tengo a mano un lápiz o un bolígrafo para hacerlo (por ejemplo, cuando estoy en la cama), pues no me queda más remedio que intentar memorizarla, porque nunca me atrevería a escribir nada junto al texto leído, ni siquiera en un margen. Serán manías mías.

Volviendo, pues, el tema central: ¿Acostumbráis a prestar un libro o un disco a alguien? ¿Cómo suele ser la experiencia? ¿Os habéis arrepentido de haberlo hecho? Y finalmente, ¿cómo tratáis a vuestros libros? ¿Soléis hacer anotaciones en ellos? ¿Los dejáis en buen estado o necesitan que les cantéis un Sana, sana, colita de rana?


lunes, 29 de abril de 2024

Un nuevo virus

 


Siendo estudiante aprendí lo que era un virus: un agente infeccioso que se replica en el interior de las células de un huésped, obligándolas a fabricar miles de copias de sí mismo y propagarse así a distintas zonas del cuerpo. La introducción de un virus en un organismo vivo se conoce como infección y esta puede pasar de un organismo infectado a otro sano rápidamente, pudiendo alcanzar a una gran cantidad de población e incluso llegar a lugares remotos desde donde apareció el primer brote.

Algunos de estos virus “biológicos”, pueden llegar a atacar el cerebro, produciendo, entre otras enfermedades, la encefalitis, que, en caso de curación, puede dejar importantes secuelas cerebrales.

Más tarde conocí la existencia de otro tipo de virus, el virus informático, un software diseñado por el hombre y que tiene por objeto alterar el funcionamiento de muchos y variados dispositivos. La introducción de un virus de este tipo también se conoce como infección y también puede propagarse con rapidez, llegando a afectar a un gran número de usuarios de todo el globo si no se logra encontrar un antivirus eficaz a tiempo. El tratamiento, lógicamente, no cae en manos de los médicos, sino de los expertos en informática.

Pero tengo la impresión de que existe un tercer tipo de virus, que también se propaga rápidamente y ante el cual no se ha descubierto todavía un tratamiento, ni siquiera preventivo. Aunque no se ha llegado a aislar, parece ser que siempre ha estado entre nosotros, pero no ha alcanzado la notoriedad de los dos anteriores a pesar de ser altamente contagioso y virulento. Este nuevo virus, que al igual que uno biológico parece afectar también al cerebro, expresa una gran variedad de síntomas en quien lo padece y lo propaga, que es un ser humano que, una vez infectado, deja de comportarse como tal.

Este virus, endémico ya en algunos países, ha ido saltando de país a país y de continente a continente, salvando todos los obstáculos naturales y artificiales. Su contagio se ha visto facilitado y acelerado gracias a la intervención de las redes sociales y de ciertos medios de comunicación, actuando estos de vehículo. No sé si llegará al rango de pandemia, pero me da la impresión de que así pueda ser tarde o temprano.

Lo malo es que los huéspedes que todavía no se han visto contagiados poco pueden hacer para frenar su difusión, excepto alertar de su peligro e intentar convencer a la población más expuesta y vulnerable de su peligrosidad. Pero al igual de lo que sucede con otros muchos problemas que afectan seriamente a nuestra sociedad —como el maltrato y el cambio climático—, existen muchos negacionistas, indolentes e ignorantes, que no ven, o no quieren ver, la peligrosidad de su expansión, tanto local como internacional, convirtiéndose en presas fáciles y propagadores de esta enfermedad, que se manifiesta de múltiples formas: agresividad, intolerancia, resentimiento, odio visceral, deseo de revancha y de acabar con el que discrepa, exacerbamiento de los prejuicios ya existentes, falta absoluta de empatía, un claro sesgo irracional de la realidad —lo que es blanco se ve negro y viceversa—, indisposición y reacción violenta ante todo tipo de cambio, impotencia para reconocer los propios errores a la vez que se acentúan o se inventan los del contrario, tendencia a la mentira compulsiva y falta de sonrojo ante ella, y un largo etcétera que, en su conjunto, deteriora gravemente la convivencia y el orden mundial.

Ojalá apareciera una mutación espontánea y este virus se transformara en una variedad inocua para el ser humano, que revirtiera todos estos efectos nocivos. Pero como creo que ello no está dentro de lo esperable, tendremos que convivir con él y protegernos de su infección, hasta que se descubra una vacuna permanente. Y que Dios reparta suerte, pues no existen mascarillas protectoras ni se sabe cómo erradicarlo. Lo único que podemos hacer es probar algún tipo de inmunoterapia o intentar neutralizar los efectos de nuestra impotencia con la ayuda de un ansiolítico o de un terapeuta que no haya sido todavía infectado.


jueves, 18 de abril de 2024

Volando voy, volando vengo

 


El precio de la vivienda, tanto de propiedad como de alquiler, es cada vez menos asequible para muchas familias y especialmente para las jóvenes parejas que quieren convivir juntas y los jóvenes que quieren independizarse. En estos casos, encontrar un piso, sobre todo en ciudades como Madrid o Barcelona, es cada vez más complicado debido a los precios desorbitados y a los alquileres excepcionalmente elevados. Y aunque muchos intentan compartir habitaciones o vivir en poblaciones dormitorio, en muchos casos tampoco les alcanza el dinero. Prueba de esta escandalosa situación, las redes sociales se hicieron eco recientemente de un caso en el que se alquilaba en Madrid un piso, por llamarlo de alguna forma, de doce metros cuadrados por 475 euros al mes. Increíble pero cierto.

Si esta situación se agrava en poblaciones eminentemente turísticas, el caso de Ibiza roza lo esperpéntico.

Es bien sabido que el turismo se asienta en la hostelería y la restauración. Cuantos más hoteles y restaurantes, más flujo de turistas, tanto españoles como extranjeros. ¿Y de quién dependen ambos negocios? De sus trabajadores. Pues resulta, como decía, esperpéntico que estos empleados de temporada no hallen donde caerse muertos a la hora de descansar, teniendo algunos que dormir en un sofá arrendado por 500 euros al mes —que el arrendador califica como un auténtico “chollo”— o, en el mejor de los casos, en furgonetas y autocaravanas. Y todo porque con sus salarios no se pueden permitir pagar un alquiler mínimamente decente, si es que pueden encontrar algún piso disponible que no se haya destinado al turismo. ¿No es un contrasentido? Se necesitan trabajadores, pero no tienen donde alojarse.

Un caso aparte y especialmente llamativo es el de Karla Andrade, una maestra de primaria mallorquina que trabaja en un colegio de Ibiza, al que fue destinada y que, debido a los inconvenientes del alto precio de la vivienda en esa isla balear, debe tomar dos aviones diarios para desplazarse de su residencia a su lugar de trabajo y de vuelta a casa, un problema que comparte con otros muchos trabajadores en sus mismas circunstancias.

Según ha contado esta joven, el coste de los vuelos es de unos 800 euros al mes, y eso gracias a la bonificación existente para los residentes que vuelan interislas, mientras que el alquiler de un piso en Ibiza puede rondar, lo más barato, unos 1.400 euros, a todas luces impensable para quien —según las fuentes consultadas— gana unos 1.200 euros al mes. Por lo tanto, si a este sueldo se le restan los 800 euros de transporte aéreo, a nuestra profesora le quedan 400 euros mensuales netos para vivir. Es de suponer que, al vivir en pareja, ambos contribuyentes a la economía familiar puedan hacer frente a los gastos de supervivencia.

Si hablamos de viviendas de compra, en términos absolutos, el precio más elevado en las islas Baleares se sitúa precisamente en Ibiza, con una media de unos 4.000 euros el metro cuadrado, habiendo alquileres por habitación que llegan a la friolera de 2.400 euros mensuales, todo un despropósito.

Si la Constitución española consagra el derecho a una vivienda digna, ¿cómo es que ninguna institución pública ha calibrado la magnitud de este problema, que en el caso concreto de las islas Baleares provocará un colapso por falta de trabajadores públicos y del sector turístico privado?

En todo el territorio español, con las lógicas diferencias entre Comunidades, la vivienda se ha convertido en un auténtico problema, por su encarecimiento y por la falta de vivienda social, que la recientemente aprobada (mayo de 2023) Ley de la vivienda no ha conseguido todavía paliar y que muy probablemente hallará serias dificultades para su desarrollo, bien por falta de interés político real o de coraje, bien por las presiones y renuencia de los especuladores y fondos buitre. Y ya sabemos que las leyes, por muy beneficiosas que sean para la ciudadanía, una vez aplicadas pueden cambiarse tan pronto cambia el partido en el Gobierno.

Y hasta que este problema no se resuelva —si es que se resuelve—, la multitud de trabajadores que se ve obligada a desplazarse en avión de su lugar de residencia al de su trabajo y viceversa, por falta de una vivienda asequible donde establecerse definitivamente, que lo pague con el sudor de su frente y que se aplique la canción: Volando voy, volando vengo; por el camino yo me entretengo.


lunes, 8 de abril de 2024

Curanderos modernos

 


El hombre de la fotografía —que puedo publicar porque es una persona pública y muy conocida, por lo menos en Catalunya— se llama Josep Pàmies (Balaguer, 1948) y es un campesino y posteriormente curandero, que se hizo famoso hace años por su defensa de los remedios naturales como la estevia. Esta fue su primera incursión en el curanderismo.

La estevia es una planta cuyas hojas poseen un poder edulcorante muy superior (las cifras varían según la publicación consultada) a la de la sacarosa (el azúcar de mesa), de ahí que se haya incluido como edulcorante natural en zumos, bebidas edulcoradas e incluso comidas.

Conocida esta propiedad, al señor Pàmies se le ocurrió explotarla de forma que recomendaba consumir esa parte de la planta como si de una lechuga se tratara. Sus cultivos de estevia se incrementaron exponencialmente para dar salida comercial a su producto. Pero la cosa no quedó ahí, pues se publicaron algunos artículos que le concedían a este producto la capacidad de reducir la acidez estomacal, de evitar la proliferación de patógenos en nuestro organismo, de combatir la diabetes, de reducir la hipertensión arterial y, ojo al dato, de reducir el riesgo de padecer cáncer de páncreas, por su contenido en kaempferol, un componente antioxidante. Así que pasamos de un simple edulcorante a un producto con múltiples propiedades curativas. De este modo, se abrió la veda a los vendedores de productos naturales milagrosos, con múltiples aplicaciones médicas. Y desde entonces, el campesino leridano vio en ello un potencial maravilloso para hacerse famoso y rico, o rico y famoso, que el orden de los factores no altera el producto.

Su empeño en promulgar y vender todo tipo de falsos medicamentos, llevó al departamento de salud de la Generalitat de Catalunya a sancionarlo, en septiembre de 2018, con dos expedientes por la venta de este tipo de productos desde su página web: uno de 30.000 euros por una preparación de plantas destinada a la cura del cáncer y la leucemia, y el otro de 90.000 euros por la venta de una solución de clorito de sodio (MMS) para el autismo.

Lejos de disuadirle de continuar con esta práctica, Pàmies siguió con su cruzada. En octubre de 2018, fue nuevamente multado con 600.000 euros por una conferencia sobre el MMS, que tuvo lugar en la ciudad de Balaguer, y en febrero de 2019 otra por un acto en Argentona, con la participación de Pep Riera, otro agricultor conocido por su activismo social y político, y de Teresa Forcades, médica, teóloga y monja benedictina, que se hizo famosa por su beligerancia contra la industria farmacéutica y su negacionismo ante las vacunas para la gripe A, primero, y la Covid-19, después, quienes han denunciado lo que consideran una persecución a Pàmies.

Viendo que Pàmies proseguía con su campaña, en 2020, el Consejo General de Colegios de Médicos de Catalunya presentó una denuncia contra él ante la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia por un delito contra la salud pública y otra por publicidad engañosa en el contexto de la grave emergencia sanitaria a causa de la pandemia de Covid-19. Ambas quedaron inusitadamente archivadas.  Este año 2024, nuevamente el departamento de salud de la Generalitat le ha multado con 1,2 millones de euros por seguir promoviendo el uso del MMS para tratar el autismo.

Aparte de que la venta de clorito de sodio es fraudulenta e ilegal, por no estar registrado como medicamento, y totalmente ineficaz en el autismo, sin ningún tipo de estudio clínico controlado que lo avale, su ingestión puede provocar serios efectos secundarios e intoxicación.

Es cuando menos sorprendente que Pàmies sea un campesino venido a científico y que figuras que para mí eran respetables, como la de Teresa Forcades, se hayan convertido en sus adláteres de este sinsentido. Porque, si todo lo dicho hasta ahora fuera poco, en contraposición a sus veleidosas afirmaciones a favor de falsos medicamentos, Pàmies afirma categóricamente que el VIH y la hepatitis C no existen.

Llegado a este punto, me asombra que las autoridades sanitarias hayan sido, y sigan siendo, tan tolerantes con este individuo que pone en riesgo la salud de los consumidores de sus productos milagrosos, o en el mejor de los casos, que les tima vendiéndoles un placebo. Lo único que han hecho hasta ahora ha sido incrementar el monto de las multas sucesivas.

Considero que a alguien que pone en serio peligro la salud pública, se le debería aplicar el código penal y no limitarse a imponerle multas, que seguramente paga con gusto —«Si quieren multarme, que me multen», ha llegado a afirmar—, porque las ganancias de su negocio fraudulento exceden con creces a estos gastos punitivos.

¿A qué está esperando la administración catalana para poner definitivamente freno a los desmanes de este delincuente que tiene, además, la desfachatez de plantarles cara? ¿Acaso esperan que se produzca alguna muerte o intoxicación grave como la del aceite de colza? Cuando ello tenga lugar, todos escurrirán el bulto y se echarán las culpas mutuamente. Así actúan nuestros políticos, incluso en asuntos tan graves como este.

 

domingo, 24 de marzo de 2024

Malditos bastardos, digo petardos

 


Esta entrada solo, o mayoritariamente, la comprenderá los que tienen animales de compañía —en mi caso, un perro— que se aterrorizan con las detonaciones, estruendo y zambombazos de los petardos.

Llamadme rarito, pero a mí nunca me han gustado los petardos, ni siquiera de niño, y diría que incluso les tenía pavor, sobre todo desde que a mi hermana menor casi la dejan ciega mientras paseábamos observando las hogueras que se montaban en las calles de mi ciudad natal en las noches de San Juan.

Si bien reconozco la belleza de los fuegos de artificio, no entiendo ni entenderé la atracción, por no decir pasión, por los petardos lanzados tanto por niños como por sus mayores. Cuando se aproxima la verbena de San Juan, veo deambular por las calles gente cargada con bolsas repletas de todo tipo de artilugios explosivos, que antes, durante y después de la típica celebración sanjuanera, dejan los jardines, parques y calles de toda mi población hechos un vertedero al aire libre, hasta que a los barrenderos municipales les llega el turno de limpiar lo que los incívicos ciudadanos han ensuciado.

Pero intentando ser tolerante, asumo que, en momentos puntuales, durante un evento tradicional, se lancen cohetes y todo tipo de petardos, pero una vez terminado aquel debería volverse a la normalidad. Pues no, como decía anteriormente, esas manifestaciones explosivas tienen lugar en cualquier momento y lugar, empezando muchos días antes de la celebración —ya sea la fiesta mayor, la fiesta de la juventud, la de la rosa o cualquier otro festejo inventado o recuperado del pasado— y terminando muchos días después de la misma, hasta que el arsenal pirotécnico adquirido por los apasionados celebrantes se agota, quienes, hasta que no les llega ese triste momento, se pasean a todas horas del día y de la noche, por las calles lanzando a diestro y siniestro esos odiosos explosivos, con gran algarabía por su parte.

Me gustaría saber qué les produce tanto placer a los aficionados a hacer explosionar estos malditos petardos. ¿Qué gozo oculto entrañan? ¿Será una forma de desahogo? ¿De sentirse importante? Porque, a pesar de la peligrosidad intrínseca de los artilugios pirotécnicos, que producen graves accidentes tanto en los usuarios como —en mucha menor proporción— en los puntos de venta y de almacenamiento, es innegable que nadie es capaz de renunciar a su empleo donde les da la gana, sin pensar si molestan a otros ciudadanos que no son amantes de esa “emotiva” actividad.

Pero volviendo al efecto de los petardos en los perros —y supongo que en otras especies animales—, no solo son los pobres animales indefensos los que sufren ansiedad ante tales explosiones jubilosas, sino también sus contrariados dueños, que tenemos que soportar y sobrellevar como podemos la angustia y desazón de nuestras mascotas sin hallar un modo de aliviarlas. Si solo se tratara de unos minutos —el tiempo de duración de los fuegos de artificio—, no tendríamos más remedio que aguantarnos, pero el caso es que tales estruendos se prolongan horas y días sin que podamos hacer nada por evitarlo. ¿Quién se atreve a ir en contra de una tradición tan arraigada entre la población? Sería como ir en contra de las corridas de toros y otras actividades taurinas en las calles de muchos pueblos. Como mínimo se nos tacharía de aguafiestas.

Así pues, como en muchas otras actividades molestas, no tenemos otra opción que soportar con airada resignación a esos fastidiosos activistas, quienes, eso sí, se llevan, por mi parte, un aluvión de insultos e improperios varios. Contra ellos no hay nada que hacer —y eso es lo que más me indigna—, pues incluso las asociaciones protectoras de los animales no son capaces de evitar, ni siquiera mitigar, el sufrimiento producido por esa tortura psicológica animal.

Como decía al principio de esta entrada, solo aquellos que tienen y aman a sus mascotas —que son mucho más que eso, pues son miembros de nuestra familia y los queremos y cuidamos como a tales— entenderán y compartirán mi animadversión hacia esos malditos petardos. Y si no, pues qué le vamos a hacer.


sábado, 16 de marzo de 2024

¿Karma? ¿Qué karma?

 


Se conoce como karma la energía derivada de los actos de un individuo durante su vida, que condiciona cada una de sus sucesivas reencarnaciones, hasta alcanzar la perfección. El karma justifica o explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos reciente. Así pues, podemos decir, según ello, que todo lo que hacemos tiene una repercusión a corto, medio o largo plazo. Por lo tanto, el karma viene a decir que si cometemos actos negativos él se encargará de que tengamos consecuencias negativas en el trascurso de nuestra vida y si, por el contrario, cometemos actos positivos, recogeremos experiencias positivas.

Vaya por delante que yo no creo en la reencarnación y, por lo tanto, no creo en algunos de los planteamientos anteriormente expresados, pero sí que llevan a plantearme algo que siempre me ha intrigado, ya desde muy niño: ¿Quien hace el mal, lo acaba pagando? O, mejor aún: ¿El bien siempre vence al mal?

Mi respuesta a estas dos preguntas es totalmente negativa. Creer en ello solo es una forma de ilusión para compensar nuestras frustraciones ante una injusticia. Por desgracia, he conocido bastantes casos en que el supuesto “malvado”, no solo no ha recibido su merecido, sino que ha tenido éxito en todo lo que ha hecho y se ha propuesto hacer.

Las enseñanzas cristianas apelan a la justicia divina que, en el juicio final, enviará al infierno (sea cual sea su acepción y naturaleza) a los pecadores que no se hayan arrepentido en vida de sus malos actos. Esta creencia insufla al que ha sufrido una injusticia, la resignación, al pensar que el culpable pagará su mal comportamiento en la otra vida y que él, con su conducta cristiana de poner la otra mejilla, se ganará el cielo (o como se quiera considerar a este concepto) y la paz eterna. Conformismo es lo que, en realidad, preconizan muchas religiones y creencias que, por cierto, yo no profeso.

Como inconformista que soy ante las injusticias, tanto propias como ajenas, reitero que no he tenido el gusto de ver cómo se hace justicia en esta vida, sintiéndome con ello impotente ante una situación que vemos constantemente a nuestro alrededor. Debo aclarar que aquí no me refiero a la justicia impartida en los juzgados ante delitos de distinta índole cometidos por delincuentes —que, aun así, muchas veces se libran de un castigo justo y necesario—, sino a esos actos cometidos por quienes ostentan el poder, tanto en el ámbito público como en el privado, en forma de abusos o de coacciones de cualquier tipo y que producen un daño irreparable a quienes las sufren. A este tipo de actos injustos es al que me refiero al pensar en lo útil que sería el karma si hiciera bien su trabajo.

De todos modos, no puedo dejar de mencionar el hecho de que a menudo observamos en la vida pública que muchos delitos graves quedan impunes, que hay individuos y organizaciones que se libran de pagar sus faltas, como si gozaran de impunidad ante la ley.  Dictadores, tiranos y genocidas ¿han pagado y pagarán por sus execrables actos? Solo me viene a la mente el juicio de Nuremberg, que impartió justicia contra los responsables del Holocausto, si bien no todos los que merecían ser castigados fueron juzgados o condenados a pena alguna. Recordemos también la ejecución en la horca de Sadam Hussein y otros casos en que, más que justicia, deberíamos hablar de venganza, como la muerte de Muamar el Gadafi y, muchos años atrás, de Benito Mussolini, a manos del gentío enfervorizado. Pero esos actos revanchistas y cruentos tampoco entrarían en este capítulo. Estoy a favor del principio de que quien la hace, la paga, pero, a poder ser, por medios lícitos, es decir impartiendo justicia de acuerdo con la ley, y no precisamente la del Talión.

Para concluir, diría que, a pesar de mi experiencia personal negativa, ¿debo creer en el principio del karma? ¿Debo confiar en que quien hace el mal lo pagará tarde o temprano? Y vosotros: ¿creéis que, como dice el refrán, a cada cerdo le llega su San Martín?