domingo, 22 de enero de 2023

Dale al like

 

Desde que existe Facebook, el símbolo o botón de “me gusta”, o like, en forma de dedo pulgar hacia arriba, se ha convertido en uno de los iconos más utilizados en esa red social. Todas las publicaciones en Facebook dan al lector esa opción para expresar su agrado con lo compartido con los usuarios. Y yo soy uno de los que a menudo usa ese botón. Solo me entran dudas razonables cuando se dice que cuantos más “me gusta” reciba una publicación, más se va a recaudar para la obra social de que trata esa comunicación, al igual que se dice que cuantas más reproducciones se haga de un video más dinero se recogerá para una causa humanitaria. Simplemente me cuesta creer que sea tan fácil recaudar fondos y me asaltan las dudas de que ese dinero, en caso de ser cierto, llegue realmente al supuesto destinatario.

Al parecer, hay quien vive de los likes. Nunca habría imaginado que un acto tan elemental como otorgarle un “me gusta” a una publicación pudiera transformarse en un medio de vida para el publicador. Ya no es imprescindible contactar con el público en vivo y en directo. Algunas redes sociales y aplicaciones han allanado el camino hacia la popularidad, cuando no a la fama, en muchos casos con ingresos millonarios.

Estamos viviendo muchos cambios y el mundo laboral no es una excepción. No solo ha aparecido el teletrabajo, algo excepcional antes de la pandemia y cada vez más frecuente después de ella, sino que han emergido nuevas profesiones que no requieren de ningún título académico. Solo con arrojo —y a veces cara dura— es más que suficiente para tener miles o incluso millones de seguidores, personas que siguen casi con devoción lo que esos y esas voces les dictan. Instagramers, tiktokers e influencers dirigen los gustos y el modo de vida de sus seguidores. Pero una cosa es la diversión, ver cómo alguien se ha hecho un selfie o se ha grabado haciendo piruetas u otras majaderías ante la cámara, o seguir las recomendaciones de una pretendida estilista moderna o de un friqui, y otra muy distinta es dar consejos sobre el estilo de vida y de alimentación que, según esos falsos entendidos, es la más adecuada y saludable para todos. Realmente me sorprende ver cómo esos personajes pueden llegar a tener tantos seguidores y forrarse a costa de ellos.

La aparición de las redes sociales ha revolucionado la comunicación. WhatsApp, videollamadas por el teléfono móvil, Zoom, Skype, etc., han sustituido las formas convencionales —y ahora prácticamente obsoletas— de comunicación entre personas. Y las aplicaciones que, al principio, tenían un uso esporádico, ahora son la base de un gran negocio. YouTube, sin ir más lejos, se ha convertido en una plataforma para darse a conocer en calidad de narrador, cantante, actor, humorista y demás actividades que con cada visualización genera, al parecer, un ingreso a quien lo protagoniza. José Mota, sin ir más lejos, ya no necesita hacer monólogos en un teatro, en una sala de espectáculos, o en una cadena de televisión. Ahora, con sus gags inunda YouTube y parece que se ha convertido para él y muchos como él en una forma de vida más que respetable y, por si fuera poco, sus actuaciones, al estar grabadas, están exentas del riesgo del directo.

Ahora apenas se compran discos. Los jóvenes —y no tan jóvenes— se descargan música de Spotify y otras plataformas, previo pago o subscripción.

Todo ha dado un vuelco. Muchos de los cambios han sido para bien, como esas aplicaciones que nos facilitan ciertos trámites sin desplazamientos. Hay aplicaciones, o apps, como se suelen llaman, que es más guay, para todos los gustos. Cada vez hay más gente que liga a través de una de ellas, desde luego una forma más rápida y directa. Pero ¿más fiable? Los perfiles se pueden falsear y hacerse pasar por quien no es. Los ciberfraudes están a la orden del día y hasta en la policía existe una Brigada especial dedicada a perseguirlos.

Pero todavía veremos muchos más cambios en nuestra forma de vida o en la de nuestros semejantes. Si ya se puede estudiar on-line y trabajar desde casa en un gran abanico de actividades profesionales, y dedicar el tiempo libre a actividades de entretenimiento mediante cualquiera de esas nuevas aplicaciones y redes sociales habilitadas para ello, no me extrañaría que muy pronto nos comunicáramos los unos con los otros exclusivamente mediante aplicaciones informáticas y ya no tengamos que salir de casa para nada. Cada vez se compra más por internet. Al cine cada vez van menos espectadores, pues Netflix, Prime video, Movistar plus, Filmin, HBO, Rakuten y otras plataformas de streaming (un nuevo palabro) tienen una gran oferta de películas y series y a un precio mucho más asequible al cabo del año. Y la telemedicina se está abriendo paso. Pronto le sacaremos la lengua al médico desde nuestro ordenador y nos auscultará por control remoto.

Quizá mis nietos no tarden mucho en viajar de forma virtual, como un servicio más del Metaverso. Adiós cines y adiós agencias de viaje. Y adiós a toda clase de actividades presenciales. La vivienda será mucho más cara porque estará en ella todo nuestro universo, sin el que no podremos vivir.

La verdad es que a este modo de vida no le daría ningún like.


22 comentarios:

  1. No me gusta nada esa transformación de una vida sensitiva real a otra virtual, por muy lograda que sea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo virtual para entretenimiento está bien, pero no para la vida diaria. Yo quiero saber donde piso.
      Saludos.

      Eliminar
  2. El problema es que cada vez hay más personas que aspiran a ganarse la vida de esa forma (para mí, «del cuento»), pero solo unas pocas lo consiguen. Por eso hay tanto frustrado por el mundo.
    Yo tampoco le daría ningún like a ese modo de vida que comentas. A mí me da mas miedo que otra cosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que labrarse un futuro a través de las redes tiene su dificultad, pero más valdría, en mi opinión, que lo que desean ofrecer al público fuera de primera necesidad y no chismes, burlas y tonterías al gusto del portador. para mí es indecente que alguien que se ha sacado unos estudios con esfuerzo y tesón tenga
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. la frase ha quedado cortada: tenga que malvivir, mientras otros viven del cuento.

      Eliminar
  3. Lo del "cuentaverso" consistía al final en meternos a todos en casa je, je. Qué mejor manera que tener controlada a la población que auto-encerradas en sus casas...
    Respecto a la fauna de Instagramers, tiktokers e influencers me parece también peligroso que den consejos de salud o nutricionales. Me parece delictivo incluso.
    Un abrazo, Josep-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos de ese modo se impedirían las manifestaciones públicas, a no ser que pudiéramos manifestar nuestro enfado y protesta apretando un botón desde casa, je, je.
      No soy de los que quieren que se prohiba aquello que no les gusta, pero cuando está en juego la salud del personal, debería exitir un control exhaustivo de lo que van pregonando esos gurús desinformados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Estando en gran parte de acuerdo contigo, hay que decir que lo malo no es la tecnología sino el uso que se hace de ella. Sé que es una obviedad lo que digo y que se ha dicho muchas veces, pero es que es así. La tecnología nos ayuda mucho en todos los ámbitos de la vida y, salvo algún caso patológico, los jóvenes no dejan de salir con sus amigos y de llevar una vida social más o menos normal. Seguimos siendo muchos los que no vivimos de los like ni exhibimos nuestra vida en las redes. Yo no tuve redes hasta que no abrí el blog y me hice de Facebook y Twitter para darle promoción. Tan solo publico fotos de las portadas de los libros que leo. Nadie sabe dónde voy de vacaciones ni conoce la cara de mis familiares.
    No creo que los nuevos modos de vida sean tan negativos y, en todo caso sí que creo que los aspectos positivos superan en mucho a los que no lo son. Me parece más triste lo de los ancianos, y no tan ancianos, abonados al Tele 5 que lo de los jóvenes con los like, ja, ja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he dicho en una parte de mi entrada que muchos de los cambios que estamos viviendo son para bien, pero a mí me preocupan los que inducen o facilitan al personal a vivir del cuento e incluso del fraude. Por supuesto que la tecnología, per se, no es mala, sino el uso que se le dé. La radioactividad no es mala, pero estoy en contra de las centrales nucleares, por no hablar del armamento nuclear.
      He observado en más de una ocasión cómo en una mesa ocupada por cuatro o cinco jóvenes, todos están con el móvil en la mano. Yo me conecto a Facebook desde mi móvil cuando estoy en una sala de espera, para pasar el tiempo, pero cuando voy a un restaurante me libro mucho de usarlo a menos que reciba una llamada. Muchas aplicaciones informáticas han generado adicción. De hecho, hay psicólogos que tratan esa dependencia. Yo uso pero no abuso de las aplicaciones que tengo instaladas en mi móvil. Pero me da la impresión que no es así en muchos jóvenes.
      Aunque parezca el abuelo Cebolleta, hay adelantos que, por mucho que nos faciliten la vida, también nos atontan. Sin una calculadora, muchos chavales están perdidos, cuando en el colegio nos hacían multiplicar colocados de pie alrededor de la clase: 6x7?, 8x3? y si no contestabas rápida saltaba el turno al siguiente. Parece primitivo, ¿verdad? Seguro que lo es, pero estoy convencido de que de ese modo se ejercitaba la agilidad mental. Ayer escuchaba a un psicólogo que decía que ya nadie, o casi nadie, escribe a mano, y que este ejercicio ayuda al desarrollo cerebral de los niños. En fin, me estoy desviando del tema central de mi entrada, que es el uso generalizado de las redes sociales para fines poco ilustrativos, y sobre el beneficio económico que entraña para quienes viven de ello. Que José Mota (al que sigo y me divierte) se gane la vida publicando vídeos en YouTube me parece muy bien, es una forma de adaptarse a las nuevas tecnologías, pero que haya "influencers" (que, como su nombre indica, influyen en las creencias y opiniones de sus seguidores) que se forren a costa de decir chorradas, me saca de quicio.
      Perdona el rollo, pero yo veo el vaso medio vacío en lugar de medio lleno y me atrevería a decir que hay más aspectos negativos que positivos en el uso de las redes sociales y de ciertas aplicaciones que solo están ahí para sacar provecho de muchos usuarios.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Nada de rollo. En realidad pensamos lo mismo lo que pasa es que creo que cada uno le miramos un lado de la cuestión. Tú lo negativo y yo lo positivo. A mí también me enerva la gente que se gana la vida de influencer o de famoso. Pero qué sería de mí sin WhatsApp o sin Google... 😃

      Eliminar
  5. Aparecen nuevas aplicaciones, nuevas maneras de relacionarse, nuevos modos de "ir a la oficina" desde casa... Estamos ante un cambio de época. ¿Mejor, peor, que lo anterior? Para quienes hemos sido jóvenes en "lo anterior" ciertamente peor. Lo que sí es cierto es lo que Miguel apunta acerca de que cuanto menos salgamos e interactuemos entre nosotros más controlados nos tendrán. Afortunadamente veo que experimentos como el metaverso se tambalean y que el afán por los "like", creo que también ha perdido su punto de ebullición. Todos sabemos que a veces lo único que hay es un automatismo sin lectura alguna de aquello que se está alabando.
    No sé, no sé, yo le doy un margen a lo nuevo pues pienso que el tiempo va decantando y dejando por el camino las chorradas (a mí lo del metaverso para particulares me lo parece sin duda alguna) y aceptando con aplauso otras innovaciones como las reuniones online, la posibilidad de una inicial consulta médica por videollamada, el teletrabajo, y otras que han venido a simplificar y mejorar nuestra vida. Pero, cuidado, no debemos encerrarnos en nuestra concha y aislarnos del resto de personas. La socialización personal es esencial.
    Un abrazo, Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay adelantos que nos los imponen para ganar dinero. Hace unos años, nos decían que los motores de gasoil desaparecerían porque contaminaban mucho, y los que pudieron permitírselo, se cambiaron el coche por uno de gasolina. Luego han venido los coches híbridos, y todos a comprar un híbrido, que era lo ideal. Ahora ya nos intentan imponer el coche eléctrico, obviando sus desventajas y que también contamina (durante la fabricación de sus enormes baterías y en su deshecho). Pues del mismo modo me siento manipulado cuando alguien me pide que dé un like a una publicación o a un vídeo, con la excusa que así estaré contribuyendo al bien de la humanidad.
      Estamos más controlados de lo que muchos creen y los que se dan cuenta de ello se dejan controlar porque les gusta interactuar por internet. A mí, el móvil me dice de vez en cuando dónde he estado, qué lugares he visitado y me entran ofertas de artículos que días atrás busqué por curiosidad por internet.
      A veces pienso que es una ventaja hacerse viejo porque de este modo puedo eludir el empleo de ciertas tecnologías argumentando que ya no tengo edad para ello, ja, ja, ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La sociedad evoluciona, aunque no siempre sea para bien. Internet fue un adelanto comparable al invento de la imprenta. Todo cambió. Y dentro de Internet se ha abierto otra puerta revolucionaria que da paso nada menos que a la vida on line. Esto ya no lo vamos a ver nosotros, y me atrevo a decir que afortunadamente.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien que hayan sesudos invetigadores que intenten hallar nuevas fórmulas para facilitarnos la vida, pero tengo mis dudas de si en realidad inventan para hacernos un favor o para controlarnos más y, de paso, complicarnos la vida.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Como todo tienen su lado bueno y el perverso, pero aunque no queramos inmiscuirnos en ciertas cosas terminamos embarrados a la fuerza. Mira que yo no tenía ninguna intención de escuchar la última porquería de Shakira pero ya la he tenido que escuchar más de una vez.
    Nos tenemos que adaptar amigo, aunque por suerte no a todo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno se interna en las redes sociales voluntariamnete y encuentra basura, pues qué le vamos a hacer, en cierto modo es un riesgo conocido y que uno acaba asumiendo. Lo malo es que, sin quererlo, nos ametrallen con fakes y vídeos insulsos a todas horas sin desearlo y sin poderlo evitar.
      Parece que no nos queda otro remedio que aguantar el chaparrón de la mejor forma posible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Han sido una revolución. El Face lo fue, ahora va de bajada, claro, pero sin ellas es como no existir, parece.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, facebook está un poco de capa caída; algunos incluso dicen que es cosa de viejos, je, je. Las nuevas generaciones son más de instagram y tiktok. Twiter ha quedado para la disputa político-social, para machacar al contrario y despacharse a gusto contra todo lo que disgusta al twiteador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Las redes sociales las carga el diablo, jajajaja. Ahora en serio, coincido contigo en casi todo lo que expones en tu post, aunque, al igual que Rosa Berros, prefiero ver el vaso "medio lleno", por la cuenta que me trae. Aún asumiendo que las redes sociales pueden ser bastante perniciosas si no las controlas tú en vez de ser ellas quienes te controlen a ti, no se me ocurre otra manera de promocionar nuestras publicaciones o nuestras creaciones literarias sin invertir un pastón en publicidad o marketing. Para nosotros, que no vivimos de la literatura ni tenemos una editorial detrás con un equipo de community managers o publicistas que se encarguen de promocionar nuestros libros, sería prácticamente imposible hacernos "visibles " en ese maremagnum inabarcable que es Internet. Como sabes, tengo cuenta en Facebook y en Twitter, y mis publicaciones cada vez son menos visibles porque no invierto un duro en "comprar" visibilidad. Hace tiempo que vengo recibiendo consejos de hacerme una cuenta en Instagram, pero me da una pereza enorme. Ni siquiera tengo al día otras redes sociales como MeWe (un fracaso) o Goodreads. Sinceramente, me supera todo esto.
    En cuanto a los influencers, tiktokers y toda esa peña que se dedica a retransmitir chorradas las 24h del día (hay hasta canales donde se ve a gente simplemente comiendo. En serio. No es coña), todo eso a mí me hace sentir viejuno. La sobreexposición me abruma, y hace que crezca en mí un rechazo casi enfermizo (por ejemplo, llevo días hasta las narices de la puta cancioncilla de la Shakira contra el Piqué. Te la meten hasta en la sopa). A veces me gustaría vivir al estilo Henry Stockleigh, y olvidarme de que ahí fuera hay un mundo del que cada día que pasa siento más ajeno.

    Un abrazo, Josep. Por cierto, Soy Pedro Fabelo (lo digo porque hoy el sistema no me deja publicar con mi nombre. ¡Con lo fácil que era todo antes, carajo!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cómo se expresaba ese Anónimo, supuse que eras tú y que te había ocurrido lo mismo que a mí en más de una ocasión. Bueno, mal de muchos..., ja, ja, ja.
      Yo veía el vaso medio lleno hasta hace poco, pero a medida que veo idioteces en las redes, y cómo estas van comiéndole el coco a jóvenes que estaban sanos mentalmente hasta que entraron en la red de esos desaprensivos, pues mi percepción sobre la "obra social" de esas aplicaciones ha cambiado radicalmente.
      Por otra parte, veo con cierto desconsuelo, que sin el apoyo de esos medios uno no se come un rosco y no me refiero al tema de ligar (que ya no está en mi esfera de intereses, je, je) sino de promocionarse y darse a conocer como escritor. Si no entras en el juego, no eres nadie.
      Y lo peor de todo es que, sin quererlo, nos bombardean con chorradas, como la cancioncita de Shakira, que parece ser el tema predilecto de todos los canales y medios de comunicación. Qué pena, penita, pena.
      Y ya no entro en las estafas por internet y por cualquier otro medio, porque eso ya me pone enfermo.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  10. Hola, Josep. Me gusta mucho tu análisis del derrotero que puede llevar esta sociedad. El internet puede ser una herramienta increible, aunque un catalizador para malas decisiones fatal. El you tube abrió un abanico inmenso y a mano para poder escuchar cualquier tipo de composición. Años atrás era una odisea eso de poder escuchar lo que se quisiera. O ibas a alguna tienda con la esperanza de encontrarlo o estabas perdido. Aun así, creo que la cosa se está yendo de las manos. Que la canción esta de Shakira haya sido la comidilla incluso de telediarios es muestra de ello.
    Yo soy poco de redes, entro y a los 5 minutos me pregunto que qué hago ahí, y es que no hay mejor red social que el mundo real, porque, ¿Qué red puede competir contra la red social "barra de bar"? Jeje.
    Un abrazo, Josep!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Pepe, no hay nada como sentarse a la mesa con una cerveza entre manos y una compañía agradable con quien compartir ideas y anécdotas, e incluso algún que otro tema filosófico profundo, je, je.
      En el bar, por lo menos le das trabajo a su propietario y al camarero, que de las redes sociales solo viven unos cuantos vividores.
      Ya en plan más serio, hay que ser muy cauto hoy en día con lo que lees, y te crees, y por donde pisas cuando entras en una página web atraído por un titular aparentemente intersante.
      Si pusiéramos en un platillo de la balanza los pros y en el otro los contras del uso de las redes sociales y aplicaciones informáticas diversas, yo creo que el fiel se decantaría hacia la parte negativa.
      Un abrazo.

      Eliminar