viernes, 10 de abril de 2020

Playback: del amor al odio



Cuenta la leyenda que una joven promesa de la canción se encaminaba apresuradamente hacia el teatro donde debía actuar en una de sus galas de gira por toda España convencido de que esta vez llegaría tarde. Un grupo de jóvenes le había reconocido al salir del hotel y tuvo que firmar un montón de autógrafos. Nervioso, iba recordando la sempiterna advertencia de su Manager: «Al público no se le hace esperar, pase lo que pase. Al público se le pierde más rápidamente de lo que se le gana».
Cuando por fin llegó a su destino, con veinte minutos de retraso, nadie le estaba esperando en la puerta de acceso para los artistas, contrariamente a lo que esperaba. Tampoco había rastro alguno que sugiriera que los miembros de su banda hubieran estado allí. No estaban ni las fundas de sus instrumentos. Algo raro estaba pasando.
De pronto oyó la música. Era el tercer tema del repertorio preparado para esa gala. Se dirigió a toda prisa hacia el escenario para comprobar quién lo estaba interpretando. Era su voz, era su música. Pero por el camino se dio de bruces con un miembro de la entidad organizadora de la gira. Ante la cara de interrogación del joven, le dijo:
—Mira, chico, hemos contratado a un tío calcado a ti, y a partir de hoy usaremos playback; él solo se limitará a abrir la boca y a imitar tus ademanes. Con la distancia que separa el escenario del público, nadie se enterará del cambiazo. Ya lo estás viendo. La música suena incluso mejor así que en directo. He hecho cálculos, y nos ahorraremos un pastón. Pero no te preocupes, a ti te pagaremos por los derechos de autor. 

***

Esto no es más que una parodia. Pero podría llegar a ser cierto, si es que ya no lo es. De hecho, en 1988 apareció en Alemania un grupo musical, Milli Vanilly, que llegó a vender catorce millones de álbumes y que consiguió el premio Grammy en la categoría de mejor artista novel, premio que se les retiró tan pronto se descubrió que no eran ellos quienes cantaban. Tras esa revelación, cayeron, lógicamente, en desgracia y se disolvieron en 1990. La pantomima duró dos años.

Lo que se conoce como playback, o “música enlatada”, tiene más antigüedad. Según mis pesquisas, en España se utilizó por primera vez en 1961 —el mismo año en que entró la televisión en casa—, en un programa musical titulado “Escala en hi-fi”, presentado por Juan Erasmo Mochi, un cantante de la época de cierto renombre, que abría el programa con un tema de cabecera bastante pegadizo y que se hizo famoso. En dicho programa. unos actores principiantes—que luego se harían famosos: Luis Varela, María José Goyanes, Concha Cuetos y un largo etcétera— simulaban cantar al hilo de una historia o argumento. El programa tuvo mucho éxito, era muy entretenido, no sabría decir si por su contenido o por la novedad de la televisión en casa. El caso es que a mis once años no entendía por qué tenían que utilizar falsos cantantes que lo único que hacían era abrir la boca. «Pues porque si fueran cantantes de verdad, tendrían que pagarles mucho más», argumentó alguien de la familia, posiblemente una de mis hermanas. Y esa explicación acabó por convencerme y dejé de quejarme.

Pero a continuación, esa práctica se extendió como la pólvora, y ya no eran actores los que simulaban cantar, sino que los propios cantantes y grupos musicales se prestaban a ese engaño. Nunca he sabido si el problema era que el sonido en directo en un plató de televisión habría sido horrible o poco audible, que toda la parafernalia necesaria para montar y conectar los amplificadores y micrófonos era demasiado engorrosa, que se buscaba ahorrar dinero a la producción del programa —hombre, no podéis cobrar lo mismo por abrir solo la boca— o por qué demonios. Del mismo modo, siempre me he preguntado si lo que hacían era realmente abrir la boca y simular que cantaban o bien cantaban, pero muy bajito. ¿Y los instrumentos? Las guitarras eléctricas con desenchufarlas, listo, pero ¿y la batería? Cierto que se notaba que el batería golpeaba los platillos con suavidad, casi sin tocarlos, como si no quisiera hacerles daño, pero tocarlos los tocaba, así que en el estudio debían sonar. Habría pagado por oír lo que salía de todo aquel montaje. Pero seguro que no era peor que oír la voz en directo de Enrique Iglesias o de Kiko Rivera cuando ambos se quedaron, por unos segundos, sin playback en una de sus galas.

Una cosa es cantar en directo con la música grabada, algo que entendería en un plató de televisión, para ahorrarse la presencia de una orquesta al completo, y otra es simular que se canta y tanto la voz como la música están pregrabadas. Así que, ante estas evidencias, he llegado a plantearme si en un espectáculo musical teatral, tipo Rey León, A Chorus Line, Cats, etc., los actores y actrices cantantes también simulan hacerlo y todo el sonido está enlatado. Si en el foso del teatro hay una orquesta, está claro que la música es en directo, pero ¿y las voces? Bailar y cantar a la vez debe ser agotador, pero... ¿Os imagináis a los cantantes de ópera gesticulando sin cantar en realidad? ¿O un concierto de Elton John o de Ana Belén, sin voz ni música en directo? ¿O a los actores de teatro declamando con sus voces pregrabadas?

Solo admito el empleo de un doble en un actor o actriz de cine en el caso de que la escena a interpretar tenga un elevado riesgo o —poco probable hoy día—, siendo una escena de sexo, el o la protagonista no desee mostrar su desnudez, bien por pudor, bien porque no le da la gana.

No sé si me dejo más ejemplos del empleo del playback, pero es algo que no soporto, salvo casos muy justificados. No me gustan los sucedáneos, ni en la mesa ni en la música. Todo tiene que ser, dentro de lo posible, real y natural. Habrá quienes prefieren el playback, yo lo odio.



49 comentarios:

  1. aparenta un engaño, una falsa puesta en escena... sin dudas es horrible de ver.. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, todo lo que disimula o simula la realidad es un engaño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hasta el nombre tiene feo el "playback".
    Qué recuerdos "Escaca en hi-fi".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es feo, pero lo de "música enlatada" suena al cuento de El Mago de Oz.
      Muy buenos recuerdos, sin duda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es que no es lo mismo, una cosa es cantar y otra mover la boca.

    Muy interesante el post. Un abrazo y por un finde gozoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mover la boca ya están los ventrilocuos, je,je.
      Un abrazo y que el finde te sea leve.

      Eliminar
  4. Sabía que muchos de los programas musicales de la tele eran con playback, lo que nunca imaginé es que se utilizara también en conciertos en directo.
    Nunca me había planteado si me parecía bien o mal. En la tele solía estar bastante claro, con lo que no había engaño y yo lo tomaba como algo práctico. Digo de pequeña. Ahora hace tanto que no veo programas de televisión más allá de los noticiarios que no sé ni si hay musicales aún.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo (poco) que he visto, solo usan playback en los conciertos "cantantes de pacotilla", por lamarlos de alguna forma, esos que s ehan ganado la fama inmerecidamente. La última en unirse a ese mundillo de farsantes es Isabel (Chabelita) Pantoja. ¡Lo que hay que ver y oír!
      Pues yo, ni por televisión me gusta el empleo del playback; prefiero ver un vídeo-clip.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Qué buen trabajo hizo Milli Vanilly que hasta el día de hoy se les recuerda y se les pone como deshonroso ejemplo. Jaja pobres tipos, pasar a la posteridad así. Ahora da risa, pero en su momento tiene que haber ardido Troya, supongo.
    Un abrazo siempre virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual lo comido y lo bailado no se los quita nadie... Ya no me parecen tan "pobres".

      Eliminar
    2. De ese hecho "histórico", lo que más me dolió fue que los verdaderos cantantes, los que ponian la voz, no recibieron el merecido reconocimiento, quedando en el anonimato. Es lo mismo que ocurre con los llamados "negros" literarios, los que escriben de verdad una novela cuya autoría se le atribuye a un personaje famoso que apenas sabe escribir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Ay lo de Milli Vanilly me dejó trauma, jejejeje.
    A ver, mis hijos han participado en algunos musicales y que yo sepa no se usa playback, al menos en mi ciudad. En otros no sabría decirte, espero que no porque vaya chasco.

    Respecto al playblack de los programas tiene explicacón, es un poco lo que has dicho. En algunos platós es imposible porque sonaría fatal, pero hablo de programas que no son musicales, de esos que llevan un invitado pero son tertulias o cosas así. El tema del sonido es mucho más complicado de lo que parece y se necesitan unas condiciones técnicas que los programas que no son musicales no tienen porque no les interesa, prefieren invertir ese dinero en pagar a Fulanito para que cuente que tuvo un lío con Menganito, que estaba casado con la concursante de Gran Hermano, por ejemplo. De todas formas, cuando cantan en directo lo suelen poner, en cambio cuando es playback no dicen nada, jejeje. A mí no me gusta nada que usen playblack, pero entiendo que algunos cantantes necesitan promocionarse(cantantes, no Chabelita y demás) y aceptan porque no les queda otra. Interesante reflexión.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo perfectamente lo de la dificultad técnica añadida del sonido en directo, pero para mí no es óbice para que engañen al personal (pues me consta que son mmuchos los que no se precatan del "engaño"). Solo ver que el movimiento de los labios no encaja con la voz grabada, me da repelús, je,je,
      A mediados de los años sesenta, mientras los Brincos actuaban en TVE con playback, los Beatles lo hacían en directo en la BBC. Se nota la diferencia con respecto a la música grabada en sus discos, pero es mucho más auténtico. Hoy día reconozco que es mucho más complicado, por no decir imposible, que suene igual el directo que el tema grabado, pero no por dificultades de estudio, sino porque en el disco se le añaden más voces, efectos especiales de sonido, instrumentos adicionales, etc. Pero en un programa musical (ya casi no hay en la tele, salvo la noche de fin de año, y aun así todo está previamente grabado) debe ofrecerse música en directo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Te imaginas que harían sin playback la pléyade de famosillos de cartón piedra que ni cantan, ni bailan, ni actúan (me refiero a que lo hagan bien)… imagino que algunas veces se hace por necesidades técnicas,... en la mayoría de los casos por la falta de calidad del artista
    Cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es puro marketing, venden una imagen y punto. Y esos famosillos a cobrar y a hacer "bolos" con voz y música falsas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me has hecho pensar Josep Ma porque lo cierto es que nunca me había parado a pensar sobre el tema. Recuerdo lo de Millie Vanilly porque me pareció terrible no tanto que fuera playback sino que ni siquiera fueran ellos y estoy contigo que hubiera estado bien al menos reconocer a los que sí cantaban.
    No me gustan las trampas y en esto del playback como en tantas otras cosas lo más importante para mí es que se digan las cosas y entonces las personas podamos escoger, si se quiere escuchar en enlatado o en directo, el problema es cuando intentan pasar por directo lo que no lo es y ahí sí que no estoy de acuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos lo del programa "Escala en hi-fi" era auténtico, en el sentido de que todo el mundo sabía que los actores no cantaban, sino que simplemente interpretaban un papel. Y tenía su gracia. Pero eso de "crear" un grupo que solo mostraba su estética y cuyas voces no eran las suyas, fue todo un escándalo. Ante eso, prefiero mil veces el playback.
      Para ir a oír a un cantante o grupo musical con la música grabada, para eso la escucho en un CD que suena mejor, je,je. Supongo que la gente que va, si es que sabe que es playback, lo hace para verles la cara, porque oírlos, muchas veces debe resultar imposible por la algarabía y el follón producido por los gritos de los/las fans.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola, Josep.
    Yo me quede estupefacto cuando en un concierto de un grupo musical bastante conocido supe de algo que me explicó un técnico allí presente. Si bien las voces eran en directo y algunos de los instrumentos estaban siendo tocados también en directo, los ritmos generales de la canciones y las percusiones se emitían pregrabadas mediante un recurso técnico. Así, que ni siquiera la música en directo es tan directa como parece. Respecto a los Milli Vanilly habría que hacer una película si no se ha hecho ya. Por cierto, ahora a colación se me venido el estreno de "Yestarday" en cines el año pasado y que si no has visto verás bastante reflejado lo que escribes en este artículo. Además, está entretenida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que mencionas, yo lo entiedo en casos en que el grupo suele utilizar, en sus dicos, recursos sonoros y tecnológicos imposible de reproducir en directo. Hace bastantes años, asistí a un concierto en Barcelona de Pink Floyd. La música sonaba como en sus discos, pero ya me imaginaba que algunos sonidos tenían que estar grabados. Aunque se pueden conseguir sonidos espectaculares con una guitarra eléctrica (Jimmy Hendrix ya lo conseguia en los años 70) y con los teclados, las voces distorsionadas y otros efectos especiales no. De ahí que suele haber, junto al escenario o cerca de él, una mesa dirigida por un técnico de sonido. Pero lo básico, la voz y la música que sale de sus instrumentos debe ser auténtica.
      He visto la película Yesterday, una vez de estreno, y hace muy poco en Netflix. Realmente es entretenida, sobre todo si te guta la música de los Beatles, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Recuerdo que, hace muchos años, vino Maria Isabel a mi ciudad. Por supuesto, como casi cualquier niño de entonces, no pude resistirme a su pegadiza "Antes muerta que sencilla". El caso es que convencí a mi madre para que me llevase al concierto, y así fue.
    Sin embargo, los teloneros ya empezaron a tener problemas con el sonido, por lo que a Maria Isabel le tocó hacer playback de mala manera. Creo que aquella fue la primera vez en mi vida que afirmé haberme sentido estafada, y con razón.
    Y eso aún es pasable siendo niña, pero pagar por un concierto de una super estrella y que haga trampas, me parece motivo para estar más que disgustado. Lo peor de todo es que hoy en día muchos de los artistas ven necesario recurrir a ello por su falta de talento, práctica, etc.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vaya fiasco, je,je.
      Hoy día hay casos en los que el "artista" se crea artificialmnete. Si su físico y/o popularidad es lo suficientemete atractivos para un público juvenil, se inventa. Si a Kiko Rivera y a otro/as más les quitas el playbak y los efectos especiales en la voz, no queda más que el maullido de un gato al que le han pisado la cola. Lo realmnete escandaloso para mí es que, aun así, tengan tanto/as fans.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. A mí tampoco me gusta. Además me parece un engaño si has pagado una entrada por ver el espectáculo en directo con todo lo que eso conlleva, y te ofrecen esa música en lata. La verdad es que yo no pagaría ni un céntimo de saber que es eso lo que me van a ofrecer. No, no y no al play back.
    Un abrazo, Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Coinxita, antes de ir a oir playback, me quedo en casa y me pongo el quipo de música. Resulta muchísimo más barato y cómodo.
      UN abrazo, Rota.

      Eliminar
  12. Jo, Josep:
    Me has hecho recordar "Escala en HI Fi", un programa de mi niñez que me encantaba. Recuerdo a Luis Varela haciendo que cantaba. Desde ese día Luis Varela me encantó y me resultaba divertido. Luego lo he visto en directo en teatro varias veces y siempre me ha hecho recordar esos instantes de felicidad en blanco y negro, pero felicidad. Bueno y qué voy a decirte de Juan Erasmo Mochi, éste sí que era cantante, que también me gustaba mucho y me divertía en extremo su manera de hacerlo.
    Sobre el fondo de tu reflexión, qué voy a decirte, pues que es una sinvergüencería si es que se sigue dando. Y que con actores reconocidos, vale, pero, como engaño para el espectador y público que ha pagado por ver cualidades cantoras en directo... ¡una auténtica inmoralidad!
    Un abrazo casero, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente seguro que este recurso, no solo se sigue utilizando, sino que todavía de una forma más exagerada. Lo único distinto es que ahora los recursos son mucho más sofisticados y cuesta más descubrirlo, a menos de que surjan dificultades técnicas sobre la marcha y todo se les vaya al garete y se descubra el pastel.
      De todos modos, la gente suele ser muy tolerante o no repara en esas cosas que a mi me resultan tan llamativas. En aquella época dorada de la televisión en blanco y negro, con multitud de programas musicales, recuerdo haber visto muchas veces como, cuando sonaba unos violines de fondo (de una orquesta fantasma), el cámara enfocaba al guitarrista o al pianista, supongo que porque no sabía dónde enfocar, pues allí no había nigún violín, ni siquiera de cartón piedra, y todos tan tranquilos.
      Un abrazo, amigo de blog y cautiverio.

      Eliminar
  13. A mi tampoco me gusta el Play Back que quieres que te diga, queda muy mal, ver a un cantante como mueve la boca y no esta cantando en directo y mas si sabes que ese cantante es bueno porque lo has visto en directo. Yo soy incapaz de imaginarme a Elton John por ejemplo haciendo play back, pero claro hay cantantes, de esos que no llegan ni a los dos discos, como chabelita o la sobrina de Rocio Jurado, que no tienen mas remedio y dan pena mucha pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya te comenté, cuando te lamentabas de que pasarías tu cumple en casa, que tengo previsto ir a ver a Paul McCartney el día de mi cumpleaños, el próximo 17 de junio, si es que el virus y las autoridades lo permiten. Pues si resultara, cosa que dudo muchíiiisimo, que la música y la voz estuvieran pregrabadas (aunque sería difícil descubrirlo), exigiría el reembolso de la entrada, que, por cierto, me ha costado un pastón.
      Lo único que puede ocurrir es que la voz del "viejo" Paul ya no sea la misma que cuando tenía unos cuantos años menos, pero seguro segurisimo que la música no me defraudará y que será en riguroso directo, como debe ser.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Concuerdo Josep. Se supone que cantar es un placer y los que lo hacen supuestamente de forma profesional no deberían tener problema en hacerlo.
    Ahora imagina los cantantes de reguetón a los que se les altera la voz para quedar todas iguales.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verdadero riesgo que cantar en riguroso directo es que al cantante le sobrevenga una afonía repentina o algún malestar que no le permita hacerlo bien. En esos casos se aplaza o se cancela la actuación, que es muchísimo más honesto que si se recurriera al playback. Al público hay que darle lo que pide y se merece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Preferir el playback a la música en directo se me antoja una aberración. Yo creo que se usa para ahorrar tiempo y garantizar la calidad, pero no deja de ser un engaño. A nadie se le escapa que para cantar en directo tienes que estar en óptimo estado de preparación y que corres muchos más riesgos de meter la pata y ponerte en evidencia que si te dedicas a "actuar" y es playback lo que en realidad suena. No hacen falta tantos ensayos y, desde luego, el artista cobrará menos. Todo son ventajas.

    Por otro lado hay cantantes que en un estudio, con todo a su favor y un gran equipo detrás, suenan pasables, mientras que en el directo no hay quien los soporte. Por cierto, a mí me encantaba Milli Vanilli, me llevé una gran decepción cuando supe la verdad :((

    Bien por tu reflexión musical, Josep. Sienta bien pensar en la música por un ratito.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asistir a un recital y resulte que ni el cantante canta de verdad ni la música que suena es en directo, es lo que se conoce como dar gato por liebre, je,je. Es una forma de "naturalizar" algo antinatural. Una cosa es grabar un viedo-clip, desplegando toda una parafernalia de efectos, tanto visuales como sonoros, para hacerlo más atractivo, pero sobre el escenario hay que dar el do de pecho y mostrar de lo que se es capaz de hacer para merecer la fama.
      Hasta yo cantaría bien a base de efectos especiales en la voz, ese sonido metalizado a dos voces que tanto se ha puesto en boga. Hasta Cher, es su famoso tema "Believe", de finales de los años 90 (los mejores para mí, musicalmente hablando) usa una distorsión vocal en algunos fragmentos de la canción grabada, al igual que Shakira y otros muchos cantantes en alguna que otra canción, pero cuando cantan en directo sin aditamento alguno suenan como deben sonar. En cambio, esos a los que te refieres, son incapaces de hacerlo.
      Un abrazo.
      P.D.- La música no solo amansa a las fieras, sino que también distrae de la penas a las personas, je,je.

      Eliminar
  16. ¡Qué nostalgia me produce volver a recordar Escala en Hi-Fi! ¡Anda que no ha llovido desde entonces...! Era otra fans que nunca me lo perdía.
    Sí, luego me informé de que era playback lo que utilizaban esos actores que interpretaban estupendamente el papel. No obstante seguí viendo fielmente, si no recuerdo mal, los domingos, ese programa. Era el único que existía en TV para estar a la última en cuanto a discos y cantantes de música moderna de esa época. En cambio, en la radio había una pugna con varias cadenas tratando de promocionar sus listas de éxitos, como por ejemplo la Cadena SER con sus 40 Principales y la voz del incomparable Joaquín Luqui ¡qué tiempos aquellos!

    Bueno, a lo que iba, en relación a este invento tan lucrativo y engañoso del playback, pues te doy toda la razón, porque no es de recibo que se utilice en conciertos, no hablo de TV, sino de espectáculos multitudinarios donde la gente pagaba religiosamente las entradas y luego, a cambio, le dan gato por liebre. Pienso que se les debería denunciar por fraude.
    De todas maneras y tal como andan estos tiempos con lo de la pandemia, no tengo muy claro si podrán continuar existiendo este tipo de eventos... ¡Ojalá me equivoque!

    Un beso, amigo Josep y muy buen debate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, qué tiempos aquellos, para bien y para mal, porque por Semana Santa solo ponían música sacra y películas "de romanos", ja,ja,ja.
      En cuanto a los conciertos actuales, hace siglos que no asisto a uno, salvo el que espero poder asistir el próximo 17 de junio en el Estadio Olímpico de Barcelona, donde actuará Paul McCartney como última parada de su gira, si el virus y las autoridades lo permiten. Pues bien, si tuviera que escucharlo a él y a su banda con música enlatada, para eso me quedo en casa y me ahorro el precio de las entradas.
      Y ojalá te equivoques. Porque si se dejan de celebrar estos eventos mutitudinarios, también se dejarán de celebrar los partidos de fútbol y eso si que sería una tragedia mundial, ja,ja,ja. Bueno, siempre podrían hacerse a puerta cerrada y retransmitirlos en diferido. ¡A ver si al final serça cierto esto de que ya nada será igual después del coronavirus!
      Un beso.

      Eliminar
  17. Saludos, Josep.

    Para mí la música es algo sagrado. Y como algo sagrado, detesto los sacrilegios. Y tocar en "playback" haciendo creer que es en "riguroso directo" me parece la peor de las profanaciones, pues indica que estás mintiendo descaradamente. Claro que depende del contexto. Entiendo el playback en un programa de televisión. Crecí viendo programas como "Tocata", en los 80, donde todos los artistas tocaban en playback, ya que por aquellos años las infraestructuras de nuestro país seguían siendo bastante precarias, y eso, unido a la falta de preparación en los técnicos de sonido de la TV de la época y las limitaciones presupuestarias, hacían que fuese mucho más fácil y barato echar mano del playback. Y eso que por aquí pasaron auténticos primeras figuras del rock y el heavy internacional (Scorpions, Ted Nugent, Iron Maiden, Kiss, AC/DC con Bon Scott -por cierto, como curiosidad, el programa "Aplauso" registró la última aparición en TV de Bon Scott al frente de AC/DC tocando "Highway to hell", diez días antes de fallecer en Londres). Pero, dejando a un lado el tema de la televisión y la promoción de un disco o un single, lo que sí que me parece una estafa es cobrar una entrada por ver a un grupo en "directo" y que te "cuelen" un señor o señora playback -no tengo claro el género en este caso-. Entre los más sagrantes que yo haya visto recuerdo uno en televisión de un concierto de Madonna -no es santo de mi devoción, aclaro-. En aquel concierto, esta buena mujer se pasaba el concierto dando saltitos, ejecutando acrobacias sin límite y piruetas imposibles, y su voz sonaba impecable. También circulan por Youtube multitud de "pifias" de ciertos "artistas" a los que se les cae el micro al suelo y la voz sigue sonando como si nada, o se pegan un leñazo al pisar mal y lo mismo. En fin, lo único positivo que encuentro del engaño en la música es el hecho de valorar como merecen a los verdaderos artistas, esos que son capaces de hacer que se te erice la piel subidos a un escenario. Y como ejemplo, aunque podria citar muchos más, me quedo con mi disco en directo favorito de todos los tiempos: el glorioso "Made in Japan" de mis amados Purple. Sin trampa ni cartón: puro virtuosismo en directo de una banda en estado de gracia. Hasta las pifias suenan geniales en este disco. Y eso que Ian Gillan odia ese disco porque dice que por aquellos días estaba griposo. ; )

    Un abrazo, Josep. Te dejo, que voy a desenpolvar el "Made in Japan" para enchufarme en vena el "Child in time". ; )

    ResponderEliminar
  18. En esa época casi remota de la televisión en blanco y negro y hasta los años setenta, diría que podemos ser tolerantes ante la falta de recursos, tanto técnicos como económicos de la televisiñon española, pero superada esa "crisis" siguió empleándose el playback, no sé si por motivos presupuestarios o qué. A mí me dolía ver a grupos de la categoría de los que mencionas aceptando ese juego del engaño. O se rendían a la comodidad o cedían a consideraciones de marketing y/o publicitarias (por lo menos les veían sus fans compradores de discos).
    Y efectivamente, por muy bien logrado que esté el playback y parezca música y voz en directo, no hay más que ver lo que comentas: cantar y bailar a la vez resulta una combinación agotadora y casi imposible. Pero parece que nos toman por tontos o ignorantes (seguramente es que la mayoría lo son) y que nos tragamos que alguien que no para de dar volteretas y saltos por el escenario va a poder mantener la vocalizacion como si nada sucediera.
    Deep Purple también fue unos de mis grupos de rock "heavy" favoritos de los 70, junto a Led Zeppelin, Black Sabbath y otros muchos.
    Por aquella época, de melenas, pantalones de "pata de elefante" y camisas ceñidas y estampadas, conocí a un grupo catalán de rock "amateur", que llevaban por nombre "Máquina" que iban por esa línea musical. UN día salieron por televisión, en los estudios de Miramar. Yo esperaba oírles en directo, como cuando les veía actuar en la sala barcelonesa donde solía ir. Pero tuve una gran decepción cuando noté que el sonido estaba grabado. Cuando les pregunté el motivo, me dijeron que era eso o nada.
    Un abrazo y que disfrutes de "Child in time".

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo contigo que para ver a un cantante mover la boca yo no pago un céntimo. Los conciertos son emocionantes, pero ahí se la juegan los músicos, porque se ve qué nivel tienen en realidad. Y más ahora que, con las posibilidades que ofrece la informática casi se puede crear una voz de manera sintética. Yo, como santo Tomás, si no lo veo, no lo creo.
    Yo he asistido a musicales y siempre me ha parecido que cantan en directo, lo mismo me engañaron y no me di cuenta, pero con el precio que tienen las entradas... qué menos!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco más y paso de largo sin contestarte. Menos mal que me acabo de dar cuenta, porque, si no, habría quedado como un maleducado, y eso sí que no, je,je.
      Una cosa es ver un video musical (no sé si todavía se llama video-clip), porque viene a ser como escuchar un CD pero con imagen incorporada. Pero otra cosa es asistir a una representación musical sobre un escenario y que suene una grabación.
      Últimamnete he llegado a pensar que incluso en el certamen de Eurovisión, la música está previamente grabada. Antes se veía a la orquesta en un rincón del plató, pero ahora creo que ya no.
      La voz sí que es en directo; si no lo fuera no habríamos tenido el gusto de oír el "gallo" proferido por el tal Manel Navarro, representante de España hace un par o tres de años, ja,ja,ja.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Hola de nuevo Josep Mª, el play bak, que te puedo contar. Que sí, que la gente quieren ver a la persona aunque ya haya pasado tiempo, pero el cantante, la cantante, a veces no supera que su voz (ya no su físico, pongo por caso a Camilo Sesto) ya no es la que tenía de joven. Hay gente que se adapta y meten arreglos técnicos para crear una nueva versión, ya que no pueden hacerla de sí mismos y claro, esto en un directo pues es complicado. Llega un momento que debes admitir que solo quedas para el recuerdo. Creo que esto no ocurre con los cantautores, su música está limitada a una guitarra, y claro es su mensaje lo que quieres escuchar, y volver a escuchar, no importa si su voz a cambiado. Esto en cuanto a cantantes. Respecto a actores de teatro, ni me lo imagino, es imposible; aquí la expresión va con la voz, la voz con la expresión, es lo que va a cautivar al espectador. Interesante propuesta la que nos traes. Por cierto, ¿has visto el último vídeo que he subido? no contestes, lo mismo no quieres ni comentar, pero claro no todo el mundo quiere un chihuahua, es broma. Esto me lo ha recordado, cuando he contado sobre la voz y la expresión. Un abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez he metido una gamba yo, releyéndome "ha cambiado" je, je como es muda la pobre...

      Eliminar
    2. Hola de nuevo, Eme. En los casos en que, con el paso de los años, la voz se resiente hasta el punto de que el/la cantante no está a la altura de lo que se espera de él/ella, lo mejor y más digno es retirarse. Es mucho mejor retirarse a tiempo, cuando aún se le aprecia, que recibir algun abucheo y que la gente deje de acudir a sus conciertos. El truco del playback alarga la vida profesional de estos cantantes, pero algún día se les verá el plumero y caerán muy bajo a ojos de sus fans. Lo que no entiendo es que haya cantantes mediocres, por no decir, malos malísimos, que solo pueden salir al escenario simulando cantar y que la gente (la hay muy tonta, pero aún así...) no le de una patada en el trasero.
      Un abrazo.
      P.D.- Pues no, no he visto el último vídeo que mencionas. Si es en Facebook voy a buscarlo de inmediato.

      Eliminar
  21. Piensa que ya se están sustituyendo actores por dobles digitales, la cosa sigue...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfred. Pues no me extrañaría que la profesion de actor esté al borde de la extinción. La tecnología audio-visual ha adelantado tanto que ya se han hecho algunas películas con "dobles digitales". Lo que he visto me ha dado un poco de repelús, la verdad. El tiempo dirá.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. No creo que nadie prefiera el playback, pero está claro que es una práctica habitual, mucho más de lo que nos pensamos...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que llegará el día en que nadie actuará con voz y sonido en directo. Tendremos que fiarnos de lo que oímos en las grabaciones.
      Lo que no sé es si tu tocayo, Elvis Prestley, llegó a usar playback. Supongo que sí, en los estudios de televisión.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Me consta que nunca lo hacía, por eso muchas veces faltaba media canción, se le olvidaba la letra y cantaba lo que le apetecía jajaja
      Saludos.

      Eliminar
  23. Hola de nuevo, Josep Mª, tampoco soy fans del playback, y creo solo en su uso en situaciones muy concretas.
    No tiene nada que ver con la entrada, pero, me encanta la cabecera de tu blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmela. El playback es como otras muchas cosas en la vida: se empieza con un poco y se acaba con mucho, demasiado, quizás. Poco importa el público, que a fin de cuentas es quien paga la entrada, lo importamte es la recaudación. Un timo, vaya.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Efectivamente si vas a un espectáculo lo suyo es que canten en directo, si no, me quedo en el sofá de mi casa con el equipo de música. Si cantan por tv, hombre, que lo digan, qué menos que lo digan.
    SAludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, solo algunas veces, en la televisión avisan si la voz (por lo menos) es en directo. En un ángulo de la pantalla aparece un cartelito que pone "Voz en directo", lo cual es de agradecer. Pero, por lo general, nada de nada.
      Un abrazo, Manuela.

      Eliminar