martes, 20 de junio de 2017

Yo reivindico, tú reivindicas, él reivindica, nosotros...


El derecho a la reivindicación es algo consustancial con la libertad de expresión. Tenemos todo el derecho a exigir a nuestros gobernantes ─que están para escucharnos y atendernos─ cualquier cambio o medida encaminada a garantizar y/o mejorar nuestro bienestar económico y social. “Quien no llora no mama”, dice el refrán. “Pedid y se os dará”, dice la Biblia. Aunque también están los contra-refranes (siempre hay aguafiestas), como el que dice “contra el vicio de pedir, la virtud de no dar”.

Los que me conocéis (por sus obras los conoceréis, dice uno de los evangelios), sabéis que me gusta andarme un poco por las ramas antes de entrar en el meollo del asunto que quiero tratar. Y esta no podía ser una excepción, pues antes de exponer mi crítica reflexiva o mi reflexión crítica, tanto monta monta tanto, quiero dejar bien claro que estoy totalmente a favor de las reivindicaciones sociales, siempre que, y ahí está el quid de la cuestión, sean razonables. Y por razonable entiendo lo que define la RAE como “proporcionado o no exagerado”. 

Muchas veces me da la impresión que en este país, tras tantos años de represión, hemos pasado de un extremo al otro en algunas cuestiones. Como si no existieran los términos medios. 

En mi opinión, del mismo modo que algunos recurren al insulto y a la calumnia amparándose en una mal entendida libertad de expresión, también creo que, a veces, reivindicamos y protestamos un poco a la ligera, sin fundados argumentos, o bien con posturas contradictorias. Y como suelo hacer para justificar mi disquisición, se me ocurren varios ejemplos de reivindicaciones, cuanto menos, discutibles. Para muestra, unos cuantos botones:

Que el soterramiento de las vías del tren evitaría muchos accidentes mortales, no hay duda. Pero ¿están suficientemente justificadas las protestas y manifestaciones a raíz de las muertes (muy lamentables) de peatones que han cruzado la vía del tren sin atender a la barrera, al semáforo en rojo, a la señal acústica ni, sobre todo, a la proximidad del convoy? ¿No es tanto o más culpable quien se salta, a sabiendas, todos esos obstáculos, poniendo en grave peligro su vida? 

Todas las muertes son lamentables y cualquier medio para evitarlas es loable, pero todo tiene un límite que debemos aclarar, el límite que marca dónde termina la responsabilidad de uno y empieza la del otro. Creo que hay que empezar por cumplir las normas que salvaguardan la protección ciudadana y que seamos nosotros los primeros responsables de nuestra seguridad. Otra cosa muy distinta sería que no hubiera medidas disuasorias, ni indicaciones de peligro, que no existieran barreras ni señales de ningún tipo para impedir o alertar del peligro u otras deficiencias intolerables.

También podemos encontrar contradicciones en algunas reivindicaciones ecológicas. Soy ecologista, por formación y devoción, y, como tal, apoyo la gran mayoría de acciones en defensa de la naturaleza, pero en algunas ocasiones dicha defensa no está suficientemente justificada. ¿Os imagináis que exigiéramos la abolición de los aeropuertos y vuelos comerciales porque los aviones pueden colisionar o engullir (con el consiguiente peligro para la nave y todos sus ocupantes) un ave migratoria? Para evitarlo ya existen medidas (ultrasonidos y aves rapaces) bastante eficaces y no tan drásticas e inviables. Los ecologistas abogamos por las energías renovables, pero muchos de los que las defienden vierten luego duras críticas contra, por ejemplo, los parques eólicos alegando que producen contaminación acústica y la muerte de aves de gran tamaño que impactan contra las lentas y enormes aspas que se convierten, de este modo, en cuchillas mortales. Todo tiene un precio y todo tiene sus pros y sus contras. ¿Dónde está la justa medida? ¿Debemos oponernos a algo porque tenga un inconveniente cuando su ausencia tiene consecuencias mucho peores? La tan preciada energía solar también tiene sus inconvenientes ambientales: el proceso de fabricación de los paneles solares está asociado a la emisión de gases invernadero, con un impacto miles de veces mayor en el calentamiento global que el dióxido de carbono. Incluso la energía geotérmica tiene un impacto medioambiental negativo. ¿Vamos, entonces, a protestar contra las energías renovables? Insisto en que todo tiene un lado positivo y uno negativo. 

En el ámbito doméstico, todos queremos disfrutar de nuestro móvil de última generación, con una mayor duración de la batería y una buena cobertura. Pero nadie quiere tener cerca una antena de telefonía porque puede producir cáncer o algo peor, y muchas han sido las protestas ciudadanas. En otras palabras, reivindicamos el derecho a la salud cuando nos interesa. Por no hablar de los conflictos bélicos en torno a la obtención del coltán para la fabricación de baterías de mayor duración o la acumulación de residuos que se exportan a países en vías de desarrollo, mucho menos escrupulosos en temas medioambientales, donde se amontonan al aire libre por toneladas o se entierran en cementerios tóxicos cada vez mayores y más peligrosos. Reivindicamos y nos manifestamos a favor de la paz y en defensa del medio ambiente pero queremos seguir disfrutando de las nuevas tecnologías al precio que sea.  

¿Y qué decir de las huelgas salvajes? Me refiero a las que afectan fundamentalmente al ciudadano inocente, ajeno a un conflicto que solo debería enfrentar a las dos partes en disputa: empresario y trabajador. Huelgas de controladores aéreos que paralizan la actividad aérea, no solo del país donde se ha originado el conflicto, sino de casi todo un continente. Y generalmente en fechas vacacionales para, de este modo, hacer más daño (al viajero, se entiende). Huelgas de los trabajadores de servicios públicos como el tren, el autobús o el metro, afectando seriamente a los ciudadanos usuarios de estos medios de transporte, que son tan trabajadores como los huelguistas, que quizá incluso cobran menos que ellos, y que quedan atrapados entre dos líneas de fuego. ¿Os imagináis una huelga de bomberos, de médicos o de policías? Y qué decir de los manifestantes que, en lugar de plantarse ante el Ayuntamiento o la sede de la entidad contra la que protestan, cortan el tráfico de la vía y en la hora con mayor afluencia de vehículos, perjudicando al ciudadano ajeno al conflicto, pudiéndole causar un grave trastorno al no acudir a su destino puntualmente.

Y así podemos reivindicar cientos, miles de cosas que nos parecen justas pero que no lo son para todos, no son viables, no son vitales, o no son la única solución. ¿Sabemos exactamente las implicaciones y consecuencias de lo que exigimos? ¿No será mucho mejor exigir algo solo después de una profunda reflexión? 

Estoy escribiendo estas líneas y se me antoja que pueden parecer un alegato reaccionario, una soflama soterrada contra los movimientos progresistas, contra la libertad de expresión, contra las reivindicaciones anti-sistema, una postura ultraconservadora, en definitiva. Que mis gafas se empañen y mis manos se paralicen si miento cuando digo que mi ideología está en contra del conservadurismo más recalcitrante, más pétreo e inmovilista. Solo pretendo dejar constancia de que algunas de las reivindicaciones que se hacen son, a veces, demasiado improvisadas y feroces, están exentas de realismo o, en el mejor de los casos, contaminadas de oportunismo. Porque esta es otra cuestión a tener en cuenta: muchas veces solo nos quejamos cuando somos los afectados. Si una medida nos favorece, es excelente, mientras que, si nos afecta negativamente, es abominable y exigimos su derogación. Esta sería la reivindicación egoísta.

¿Son razonables las siguientes protestas, que afloran una y otra vez en nuestra cotidianeidad? En Barcelona, el ayuntamiento quiere limitar la creación de nuevos hoteles. ¿Acaso no son los hoteleros los que deberían preocuparse si con ello provocan una sobreoferta de plazas? Asimismo, una parte de la población de la Ciudad Condal protesta contra el turismo (civilizado) porque molesta al residente en las zonas más visitadas, cuando es una enorme fuente de ingresos (aunque preferiría que procediera de una actividad menos vulnerable). También se ha protestado por la apertura de nuevos centros recreacionales y grandes superficies comerciales. Yo defiendo al pequeño comerciante/empresario, pero ¿qué hay de la libre competencia? Se protesta contra la expulsión de okupas cuando estos han allanado una vivienda cuyo legítimo propietario, a la vuelta de las vacaciones, no puede acceder a ella y debe esperar al dictamen de un juez para poder recuperarla. O bien se protesta contra el movimiento okupa cuando hay tantos pisos en manos de bancos y especuladores sin hacer uso de ellos ante una situación de tanta precariedad.

¿Dónde está la solución? ¿Dónde está el equilibrio entre el derecho a reivindicar y la sensatez e incluso la justicia?

Reivindicar es fácil, todos podemos hacerlo. Pero no por reivindicar, exigir, demandar, vociferar, tendremos la razón de nuestra parte. No busquemos culpables donde no los hay, no tachemos de capo criminal a quien solo es partícipe involuntario de una situación imperfecta que puede y debe mejorarse. Reivindiquemos salarios justos, la igualdad de oportunidades, una educación de calidad, una sanidad sin recortes que pongan en peligro la salud y la vida del paciente, la conservación de los recursos naturales, la protección del planeta. Y, aunque sea como luchar contra Goliat, la recuperación de los más de sesenta mil millones de euros perdidos por el rescate a la banca. 

Hace cinco lustros nadie se quejaba por miedo; ahora nos quejamos de futilidades. Un día hasta nos quejaremos de la lluvia. Y es que ya sabemos lo que dice ese otro refrán: nunca llueve a gusto de todos.



martes, 6 de junio de 2017

Comer para vivir o vivir para comer


Cada vez me siento más saturado con los programas televisivos de gastronomía; hasta empiezo a sentir un cierto hartazgo hacia la propia gastronomía. Por lo menos la gastronomía grandilocuente y de espectáculo. 

Lo que antes era una actividad doméstica y hostelera, representativa de una región y cultura, básicamente pensada para satisfacer el hambre y el estómago más exigente, lo que era un pequeño placer mundano, se ha convertido, en las últimas décadas y cada vez con un mayor auge, en un arte, una ciencia, en el no va más del ingenio y de la ingeniería culinaria.

Esta demostración artístico-técnica ha llegado a cotas tan elevadas que ya ocupa un puesto de honor en nuestra vida y en los medios de comunicación de masas. 

¿Está justificado ese derroche de ingenio, tanta investigación de laboratorio, esa lucha sin cuartel por una estrella Michelin, para que la “obra de arte” resultante acabe ocupando un espacio minúsculo en un plato de grandes dimensiones (lo que mengua aún más el tamaño aparente de la ración) y para la que tendremos que abonar una cantidad exorbitada? ¿Vale la pena apuntarse a una larga lista de espera (en algunos casos de meses) para tener el privilegio de saborear la especialidad de ese chef tan famoso, estrafalario y petulante, para que nuestro paladar pase una hora agradable y nuestra tarjeta de crédito una mala experiencia?

¿No nos estamos pasando un poco con la gastronomía de última moda? A fin de cuentas, el objeto de la gastronomía es, o debería ser, alimentarnos de forma sana y agradable, satisfaciéndonos tanto por la calidad como por la cantidad, esa relación, a veces infravalorada, calidad-precio. Estoy seguro que nuestro paladar, y mucho menos nuestro estómago, no sabrá apreciar si el alimento que le llega lleva el sello de tal o cual chef. ¿No habrá mucho esnobismo oculto tanto por parte del que cocina como de quien consume?

Hoy día no hay cadena televisiva que se precie que no tenga en su parrilla de programación, y muchas veces en horario de máxima audiencia, un espacio dedicado a cursos o concursos de gastronomía. Los chefs de calidad han pasado de ser unos buenos profesionales de la cocina a unos genios de la innovación, a unos personajes célebres y mediáticos como lo puede ser un cantante, actor o diseñador de moda de fama nacional e internacional. Pero si bien una obra musical, una obra de teatro, una película, una moda en el vestir tiene, o puede tener, una larga vida, una vianda dura lo que dura el trayecto desde el plato a la boca y al cabo de unos minutos ni siquiera permanece su sabor en nuestro paladar y a duras penas en nuestra memoria.

No puedo ni me atrevo a discutir el puesto que ocupa en el ranking de intereses personales la gastronomía. Pero yo pienso que una cosa es, por ejemplo, hacer una excursión a un bello y lejano paraje y, de paso, buscar un buen restaurante por los alrededores donde degustar los platos típicos del lugar, y otra muy distinta recorrer muchos kilómetros solo para comer en un renombrado restaurante montañés y, solo de paso y como quien dice por accidente, contemplar la naturaleza que transcurre junto a la carretera.

Cada uno es muy libre de comer dónde y cómo quiera, así como de vaciar su billetero a su antojo tras un opíparo ágape. Comer siempre ha sido un acto fisiológico que procura placer. Pero qué queréis que os diga, yo prefiero un buen puchero de alubias seguido de carne asada con guarnición que un “suflé Mirepoix de cardamomo bañado con salsa de gorgonzola y vinagreta de manzana Fuji” seguido de un “papillote de salmón noruego en salsa de piña guajillo marinado con vino agrio japonés y especiado con eneldo crudo de Calabria”.

Allá cada uno con sus gustos y su economía. Pero siempre que oigo tantos elogios a favor de la gastronomía moderna, de élite, y veo esos talleres y concursos de cocina innovadora, me pregunto lo mismo: ¿comemos para vivir o vivimos para comer? De todo habrá en la viña del Señor. Y ahora os tengo que dejar porque es la hora de comer y estoy hambriento. Además, hoy tenemos lentejas con arroz y pollo al chilindrón, mmmm.


Nota aclaratoria: los platos mencionados como ejemplo de modernidad culinaria son pura invención. Todo parecido con la realidad es pura coincidencia.

martes, 30 de mayo de 2017

¿Qué, quién, cómo y por qué?


Siempre he creído que para que una información sobre un acontecimiento esté completa, debe incluir, como mínimo, esas cuatro piezas clave: qué ha ocurrido, quién ha sido el causante o culpable, cómo ha tenido lugar y el porqué. Parecerá, a simple vista, una perogrullada, pero, por lo que vengo observando con frecuencia, no lo es tanto.

Ante un hecho grave o insólito, la primera, y a veces la única, información que se nos da es lo que ha ocurrido, el suceso, el qué: luego qué o quién lo ha provocado; y finalmente, aunque no siempre, cómo ha sucedido. Y digo no siempre porque cuántas veces hemos oído o leído “en circunstancias que todavía no se han aclarado”, algo que puede ser absolutamente normal. Un autocar se ha despeñado por un barranco con treinta pasajeros a bordo, pero se desconoce qué motivó el accidente. ¿Una indisposición del conductor? ¿Acaso el conductor se durmió? ¿Una distracción? ¿Un fallo mecánico? No pueden hacerse conjeturas precipitadas hasta que los expertos no hayan estudiado el caso buscando pruebas: señales de frenado, un fallo en los frenos, un reventón; quizá el historial médico del conductor nos diga si padecía problemas de salud o la autopsia del cadáver revele un ataque al corazón. Pero nunca podrá saberse si se durmió al volante a menos que haya algún superviviente que lo haya presenciado. Puede haber suposiciones, pero no pruebas irrefutables. El pobre hombre se sentaba al volante más horas de las permitidas, no descansaba lo suficiente y hacía siempre viajes nocturnos. Si tenía antecedentes de depresión, podría haberse suicidado, llevándose por delante a inocentes. Y así otras posibilidades. Así pues, el cómo no siempre puede aclararse por mucho que intentemos averiguarlo. 

Pero la pregunta que me hago con más frecuencia, porque suele ser la que menos se hace la gente o la que no siempre aclaran los informantes es el porqué. A veces me da la impresión de que no se considera una pieza esencial en una investigación. ¿Importa por qué fulano de tal cometió ese crimen tan horrible? El caso es que lo cometió, se han reunido todas las pruebas (quién, cuándo, cómo, dónde) menos una: ¿por qué lo hizo? Para mí, esa es la clave para comprender lo ocurrido. Aparte de que conocer la motivación podría servir de atenuante, nos serviría para tener una idea de las causas que conducen a la criminalidad. Pero dejemos este tema para los criminólogos.

Hasta aquí podría decir que el por qué no siempre interesa o es muy complicado, si no imposible, averiguarlo. Pero ¿adónde quiero ir a parar con todas estas disquisiciones y diatribas que no parecen llevar a ninguna parte? Pues a que, al margen de que a veces resulte inviable conocer toda la verdad, no siempre obtenemos respuestas porque no las pedimos, bien por pasividad, bien porque no nos atrevemos a preguntar. Y es que, aunque el ser humano es curioso por naturaleza, parece que esta curiosidad no siempre funciona cuando más debería. Y aquí es donde quería llegar: hay muchos hechos cotidianos, que nos conciernen y mucho, tanto individual como colectivamente, que no los cuestionamos, los aceptamos, simplemente porque nos dicen que son así y no se pueden cambiar Y obviamos preguntarnos ¿por qué?

Sirva de ejemplo algunos hechos que se nos presentan como normales y que, aunque despiertan el interés, la curiosidad, e incluso la indignación de algunos, no parecen provocar suficientemente la necesidad de cuestionarlos públicamente ni, por supuesto, refutarlos: 

1) ¿Por qué es legal el overbooking? ¿Cómo es posible que se permita a una empresa ofrecer más plazas de las disponibles?  ¿Alguien puede imaginarse que un teatro o un cine venda más entradas que asientos tiene? ¿Por qué, entonces, sí puede hacerlo una compañía aérea o un hotel? ¿Por si se producen cancelaciones a última hora de las que no se puedan resarcir? Si alguien compra un billete de avión o realiza una reserva hotelera y luego la cancela, pierde el dinero, a menos que haya contratado un seguro para tener derecho al reintegro total o parcial. ¿Por qué una compañía aérea o un hotel no pueden correr ese mismo riesgo? 

2) ¿Por qué existe el derecho a veto en la ONU? Cualquier resolución importante que afecte o imponga sanciones a un Estado poderoso queda en saco roto con solo que uno de los países con derecho a voto (Rusia, China, Francia, Reino Unido y EEUU) lo ejerza. ¿Es eso justo? ¿Por qué los restantes 178 países pertenecientes a esa Organización no se oponen a tal imparcialidad?

3) ¿Por qué el sistema español de pensiones no se cambia si su autofinanciación ya no puede mantenerse debido al desequilibrio entre la cantidad y calidad (cuantía) de las cotizaciones a la Seguridad Social y el número creciente de jubilados? Todo el mundo admite que el sistema no es soportable y parece asumir que es un mal inevitable. Peligran las pensiones. ¡Qué horror! Como si habláramos de una enfermedad incurable. ¿Por qué tenemos que contentarnos con esta explicación en lugar de preguntar el motivo por el que no se modifica el actual sistema si ya no funciona? ¿Por qué no se cubren las pensiones a partir de los presupuestos generales del Estado como se hace con el resto de las partidas presupuestarias?

4) ¿Por qué un delito tan grave como el de asesinato goza, al igual que si fuera un delito financiero, de prescripción? ¿Acaso el tiempo puede dejar impune un crimen de tal magnitud y dejar intocable a quien segó la vida de uno o más inocentes veinte años atrás? ¿Por qué la justicia tiene periodo de caducidad?

5) ¿Por qué hay partidos políticos que exigen a sus miembros electos (diputados y senadores) la disciplina de voto incluso (o debería decir: sobre todo) en temas de gran trascendencia pública? ¿Acaso pertenecer a una misma formación política homogeneiza la ética y la conciencia?

6) ¿Por qué el sistema de pensiones de los ex presidentes, ex ministros y ex parlamentarios (tanto a nivel estatal como autonómico) no es igual al del resto de los ciudadanos de a pie? ¿Por qué disfrutan de unas prebendas que no tienen el resto de los españoles?

7) ¿Por qué…

Podría alargar la lista con muchos otros porqués. Seguro que muchos de vosotros tenéis unos cuantos más. Pero la gran pregunta, a mi parecer, la madre de las preguntas es ¿por qué tenemos que seguir haciéndonos estas preguntas?

Espero que algún día no muy lejano, no haya lugar para ninguno de estos porqués. No solo seremos más sabios sino más justos y, posiblemente, más felices.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Publicidad engañosa, publicidad fastidiosa


La publicidad es un mal necesario, admitámoslo. En una sociedad de consumo como la nuestra es de vital importancia que las empresas sepan vender sus productos al comprador potencial. El publicista es un profesional muy bien cotizado y reconocido. La publicidad mueve miles y miles de millones de euros al año, en paralelo a las ganancias de las marcas más célebres. Conmigo, sin embargo, la mayoría de empresas no harían negocio. Generalmente no presto mucha atención a sus mensajes y, si puedo, los evito. Pero están ahí, martilleándonos a todas horas y en todos los lugares. Tenemos publicidad en la calle, en el cine, en los periódicos, en las revistas, pero sobre todo en la televisión. Hay que reconocer que algunos spots publicitarios son una pequeña obra de arte, aunque el fin sea convencer de algo a alguien y vendérselo como algo imprescindible para ser feliz. Pero esa es la excepción a la regla. Hay anuncios originales, simpáticos, llamativos, pero para mí la regla es que los anuncios son una bazofia ─en la forma, en el fondo o en ambas cosas─ con el único objetivo de comernos el coco.

Si la publicidad fuese un germen, sería un patógeno, un parásito, y nosotros su huésped. Unos, los menos, seríamos lo que se conoce como portadores sanos, es decir que, habiendo sido infectados, no sufrimos los síntomas de la enfermedad. Hemos quedado inmunizados sin saberlo. Otros, los más, sufren las consecuencias de la infección, aunque esta, por fortuna, no es mortal. Aun así, los que peor pronóstico tienen son los compradores compulsivos.

Que la publicidad es necesaria para vender un producto es tan obvio como que el sol sale al amanecer. Que los mensajes publicitarios exageran las propiedades de dichos productos es algo que lo tenemos tan asumido que ya forma parte del mismo concepto de publicidad. Pero que el objetivo de la publicidad sea engañar al público eso ya es delito. 

Podría poner centenares de ejemplos en los que no se dice la verdad y no pasa nada. Me refiero, por ejemplo, a la promoción de un producto como si fuera el elixir de la eterna juventud, a la publicidad de las promesas no cumplidas, a la de los productos milagro, a la que asegura que se perderán 12 kilos en pocas semanas tomando un preparado, a la que ofrece devolver el dinero si la consumidora no va al baño regularmente tras dos semanas de tomarse ese yogur tan rico en probióticos o a la que, en el mismo periodo de tiempo, no pierde peso al beber ese agua mineral de alta montaña, a sabiendas de que nadie se atreverá a reclamar para no hacer el ridículo, para no reconocer que ha picado con el timo de la estampita. Que, por cierto, yo me pregunto si habrá alguien estreñido capaz de aguantar dos semanas sin ir al baño esperando a que el yogur haga el efecto deseado. 

Parece que algunos publicistas tengan patente de corso. Pueden hacer o decir lo que les apetezca, aunque sean auténticas barbaridades. ¿Qué es el bio-alcohol?, ¿o el oxígeno activado? ¿Y esos granulitos que atrapan la grasa circulante? Se pueden exhibir anuncios verdaderamente machistas sin ningún reparo a menos que aparezca en una valla publicitaria y a alguien se le ocurra denunciarlo. Parece que no tenemos un verdadero sistema de autocontrol de la publicidad. Si cuela, cuela. 

Si bien toda esa publicidad engañosa me enoja, al comprobar que ningún organismo pone coto a tanta desvergüenza, teniendo en cuenta que alguna puede conllevar efectos nocivos para la salud, la que más me irrita es la que ofende mi intelecto, la que engaña con ardides de tal calibre que claramente toma al consumidor por idiota. Es la publicidad que utiliza métodos persuasivos, cuando no coercitivos, para lograr su propósito. La que engaña de forma más o menos subliminal, la que juega con la tontería humana. La que, en muchas ocasiones, invade nuestro espacio, nuestra vida privada, nuestra intimidad. 

Por mucho que vea que me están intentando colar un gol, venderme la moto o engatusarme con buenas palabras, me exaspera que sigan utilizando estos métodos tan burdos que son un insulto a la inteligencia. Indicar un precio irrisorio para unas gafas graduadas, que incluye, por si fuera poco, unas segundas lentes completamente gratis. Carteles en los escaparates que anuncian precios rebajados “hasta el 70%” cuando en realidad tal rebaja solo afecta a unos pocos productos que nadie osaría comprar, mientras que la gran mayoría están rebajados un 30%, lo habitual en periodo de rebajas. Y no mienten, pero incitan al malentendido. Es como indicar el precio de un coche de alta gama “a partir de 20.000 euros”, pero si deseas tener todos los accesorios y prestaciones como la gran mayoría de marcas de la misma categoría, este precio se dispara considerablemente. Tampoco mienten. Simplemente muestran el panal de rica miel para atraer a las golosas moscas que, una vez atrapadas, no mueren pero acaban presas de patas en él, pagando casi el doble del precio insinuado. Mal por las moscas, mal por el apicultor.

¿Quién no ha visto por televisión ofertas de una compañía de telefonía o plataformas de entretenimiento de pago con unas condiciones económicas realmente atractivas, mientras que en la base de la pantalla corre como una liebre un texto minúsculo que, en realidad, indica que dicha oferta solo cubre los primeros x meses? 

También sufrimos la publicidad a domicilio. Ya no llaman a la puerta, como antaño, vendiendo enciclopedias por el barrio, sino al teléfono. Es el telemarketing. Cuando, por lo menos, ese tipo de llamadas procedían de un número secreto, anónimo o extrañamente largo, con no contestar te sacabas al pelmazo de encima. Pero aprendieron la lección y ahora estas llamadas aparecen con un número “inocuo”, con el prefijo provincial, que no levanta sospechas. Sin embargo, las primeras palabras ya les delatan, pero el auricular ya está en tus oídos. Son muy amables, se presentan con su nombre y el de la empresa (que casi nunca se entiende), y a continuación se inicia el largo sermón sin dejar espacio entre palabras para la réplica. Y uno que sigue siendo mínimamente educado no se atreve a interrumpir hasta que los nervios le traicionan, viéndose obligado a cortar por lo sano.

¿Quién no ha recibido una llamada telefónica anunciándole que ha sido elegido al azar, entre todos los habitantes de su población, para disfrutar de una oferta sin parangón o de un obsequio, solo por acceder a contestar unas simples preguntas sobre, por ejemplo, sus hábitos saludables? Luego resulta que la oferta consiste en tener el privilegio de que te hagan una demostración “gratis” de un artilugio o bien el obsequio en cuestión no es más que una baratija para la que “solo” debes abonar los gastos de envío, que superan su valor. Por no hablar de la molestia que representan estas llamadas a la hora de comer o de cenar, para asegurarse, de ese modo, que dan con el titular, el propietario, el ama de casa, con alguien a quien importunarle con esa oferta que no podrá rechazar.

El empleo de internet ha añadido nuevas formas de importunar al sufrido consumidor. Estamos absolutamente controlados y no nos podemos escapar. Solo por haber consultado una web de hoteles o los vuelos de una compañía (Accorhotels.com, eDreams, booking.com, etc.) nos lloverán ofertas a raudales durante el resto de nuestra vida, aunque ya las hayamos aprovechado. ¿Si ya hice una reserva de hotel en Bilbao, por qué siguen dándome información sobre hoteles en Bilbao? Si acabo de volver de Cancún, ¿a qué viene que me recomienden viajar a Cancún? Si solo he buscado información sobre rutas en el Pirineo, ¿a qué viene esa insistencia para que haga una escapada al Pirineo todos los fines de semana?

Pero de todas las técnicas engañosas, que hieren, o deberían herir, la sensibilidad del consumidor, la peor es el empleo de los 95 céntimos, e incluso 99 céntimos, para los decimales de un precio. “Por solo 69,99 euros”. ¿Acaso alguien comprará ese artículo con mucha más probabilidad que si el precio estuviera marcado en 70 euros? Debo pensar que así es, puesto que, de lo contrario, no utilizarían esta ridícula práctica.

Como publicidad fastidiosa, yo le daría el primer premio a los cortes publicitarios en televisión, sobre todo los que aparecen sin aviso y que por un instante te dejan dudando sobre si las imágenes que ves forman parte de la película que estabas siguiendo. ¿Qué pinta ese tío rociándose con un desodorante cuando el aguerrido policía acaba de echar la puerta abajo de una patada? Y a la vuelta. Tras un refrescante trago de cerveza junto a la playa, el policía vuelve a la carga abalanzándose sobre el presunto terrorista. Juegan impunemente con nosotros. Somos sus peleles. En algunos casos son lo suficientemente corteses como para avisar con un “volvemos en 7 minutos” aunque, en realidad, son más, que lo he contado. Pero también esto forma parte del pan nuestro de cada día. Y como ya estamos acostumbrados, no nos quejarnos y somos unos dóciles corderitos, pues introducen nuevas prácticas. Estas se basan ahora en la molestia visual ─por lo menos a mí me molesta─ que consiste en mantener todo el tiempo que dura una película, en un ángulo de la pantalla, bien vivible, el título de otro programa o película que se emitirá próximamente, indicando el día y la hora. Así, estamos viendo “La guerra de los mundos” y aparece, sobreimpresionado, en letras mayúsculas, “La momia, mañana, 22:30 horas”. Supongo que es el precio a pagar por tener una televisión gratuita. De algún modo se lo tienen que cobrar. A fin de cuentas, la publicidad es su fuente de ingresos.

La verdad es que no sabría decir qué me incomoda más, si la publicidad engañosa o la fastidiosa. Por lo menos, la primera, con algunos conocimientos y una buena dosis de sentido común puedo neutralizarla, aunque no evitarla, pero a la segunda no me queda más remedio que soportarla. 

A los que estudian marketing y/o publicidad deberían enseñarles que el fin no justifica los medios. Pero entonces quizá muchas firmas no se harían de oro.

Ilustración: Imagen obtenida de Internet


lunes, 10 de abril de 2017

El alma sigue estando en venta


A pesar de haber transcurrido más de dos siglos desde que Fausto vendiera su alma a Mefistófeles a cambio de la juventud, para conseguir el amor de Margarita, todavía hay muchos que siguen vendiendo su alma al diablo, si bien con otros propósitos muy distintos y variados.

Vender el alma al diablo es la forma como indicamos que alguien es capaz de hacer cualquier cosa, incluso aliarse con su peor enemigo, a cambio de lograr sus propósitos, que suelen ser profundamente egoístas. Cada día vemos claros ejemplos de ese proceder, que, en muchos casos, ya casi se nos antojan normales.

¿Acaso no es eso lo que hacen algunos políticos cuando forjan alianzas “contra natura” (la izquierda con la derecha) para eliminar o desplazar del poder a un adversario común o conseguir beneficios electorales? ¿O las alianzas entre políticos o dirigentes de ideología opuesta (Trump-Putin, Le Pen-Trump-Putin) para ayudarse mutuamente a conseguir o mantener el poder? ¿O países democráticos de occidente, aliados con países árabes dictatoriales o en los que no se respetan los derechos humanos (Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Turquía, etc.) a cambio de dinero, vendiéndoles armas o comprándoles carburante? 

En el ámbito empresarial, por ejemplo, se acepta e incluso se atrae un turismo barriobajero, de peleas y borrachera, con tal de llenar sus establecimientos (hoteles, bares, restaurantes y discotecas) a cualquier precio. Money, money. Accediendo, pues, a las exigencias de la hostelería, para favorecer sus ganancias económicas, la administración local o autonómica ─y por lo tanto los bolsillos de los contribuyentes─ tiene que hacerse cargo de los gastos que implica desplegar una mayor dotación de policías municipales y de antidisturbios para asegurar la seguridad ciudadana en las calles de los pueblos y ciudades más turísticamente concurridas. A cambio, el ciudadano de a pie tiene que soportar, en el mejor de los casos, las continuas molestias de esas manadas de extranjeros que a las siete de la tarde ya están en un evidente estado de embriaguez.

Y en el mundo de la delincuencia en su estado más crudo, también hay quien cierra los ojos o mira hacia otro lado a cambio de un buen fajo de billetes. Intermediarios en la prostitución, trata de blancas, abuso de menores, pederastia, narcotráfico. Gente sin escrúpulos que, aun no participando directamente en estos actos execrables, e incluso no estando a favor de ellos, son cómplices necesarios. ¡Cuántos habrán aceptado actuar como “mulas”, llevando en su cuerpo la droga, arriesgándose a ser descubiertos en la frontera y encarcelados solo por dinero y sin pensar en las consecuencias de sus actos! ¿Piensa un “camello” en las muertes que producirá la droga que vende? ¿Piensa quien alquila un piso o habitaciones a proxenetas en lo que ocurre en su interior? ¿O acaso piensa el propietario de una discoteca la repercusión social de su desidia permitiendo el consumo y tráfico de drogas en su local? El caso es no perder clientes.

Todo por la pasta. En estos casos el diablo, ese ente, símbolo del mal y de la tentación malsana, no es un espíritu, es algo mucho más tangible, es el dinero. Hay quien lo califica como don dinero y hay quien lo llama puto dinero. Pero es el mismo poderoso caballero.

Desde luego, hay otras formas de vender el alma al diablo no tan dramáticas, como cuando cedemos ante una imposición para hacer algo contra de nuestra voluntad o conciencia por dinero, aunque ello no implique necesariamente hacer daño a terceros. En este caso sería una forma de prostituirse a sí mismo. El que es, por ejemplo, forzado a emitir un informe “retocando” la verdad en beneficio de una empresa pública, privada o de un partido político. El que favorece injustamente a un candidato “enchufado” porque se lo pide alguien que goza de gran influencia. El que escribe una crónica político-social elogiosa para el régimen en el poder, en contra de su opinión, porque así se lo encarga o "recomienda" el periódico para el que trabaja, pensando en algún tipo de recompensa. El abogado que defiende a quien sabe culpable de un delito grave a cambio de la sustanciosa minuta que su bufete le facturará. O el que trabaja en una multinacional con una política social o ecológica nefasta y no la abandona, en contra de su conciencia, porque gana un espléndido salario y otros beneficios en especie. Y así podríamos prolongar la lista de personas, situaciones y cargos que toleran unas condiciones y exigencias injustas por el bien de su seguridad laboral y bienestar socioeconómico.

Quizá llegado este último punto, muchos debiéramos hacer un examen de conciencia y decir aquello de quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. ¿Quién no ha antepuesto alguna vez su seguridad a la equidad? ¿Quién no habrá vendido ─o alquilado temporalmente─ su alma al diablo? Porque, desgraciadamente, el alma sigue estando en venta.


jueves, 30 de marzo de 2017

Dislexia digital


Tengo un problema. Soy disléxico, pero mi dislexia es digital, es decir que el problema subyace en mis dedos, no en mi mente. ¿O quizá sí?

Hace tiempo ─años─ que lo sé y todavía no he logrado resolver el problema. Nadie más que yo se da cuenta porque procuro ocultarlo. Quizás alguien ha advertido alguna irregularidad, pero lo ha atribuido a eso que todos conocemos como gazapo. Un gazapo tipográfico. Suena muy bien y como todos los hemos cometido alguna vez, es comprensible y excusable.

Pero no os podéis imaginar lo insoportable que me resultan esas anomalías de la lengua escrita por culpa de mis dedos indisciplinados o de mi mente demasiado acelerada.

Me explico. Si solo se tratara de cometer errores al teclear demasiado rápido, tendría un pase. En realidad, soy muy mal escribiente. A pesar de que en mis años mozos ─empecé a los quince años─ escribía con mucha frecuencia a máquina, una máquina de escribir portátil Olivetti Pluma 22, que todavía conservo en perfecto estado, nunca llegué a utilizar más de cuatro dedos, los dedos índice y medio de ambas manos. Y sigo con la misma limitación física, incluso después de abandonar aquel teclado duro que martilleaba sobre el papel para acomodarme a las suaves teclas del ordenador personal.

Pero mi falta de destreza en este sentido solo tendría como resultado unas faltas de ortografía aleatorias. Lo mío, en cambio, es casi preocupante. Siempre tropiezo en las mismas palabras y con las mismas faltas ortográficas. Para muestra, unos cuantos botones.

Donde debe decir dice
Primero pirmero
Comentario comnetario
Problema porblema
Finalmente finalmenete (y todos los adverbios terminados en mente)
Menos menso
País, conocía pañis, conocñia (las palabras acentuadas en la i)
Un UN

Entre otros ejemplos.

Excepto en los dos últimos casos, hay siempre una permutación en el orden de las letras. En el caso de la ñ antecediendo a una i acentuada, ello se debe a que las teclas de esa consonante y del acento son contiguas, de modo que, al pulsar sobre la tecla del acento, pulso, a la vez, la de la ñ, comiéndose esta última al pobre acento agudo. Y en el último caso, el problema reside en que tecleo la n antes de haber liberado la tecla de las mayúsculas, de modo que la N queda impresa antes de soltar la tecla ↑. ¡Y siempre me pasa igual!

Así pues, lo que me exaspera es que, aun sabiéndolo, no logro evitarlo, y para evitarlo tengo que teclear con un cuidado y una lentitud inusual e impropia para mi forma de ser y de actuar. 

Ya tenía razón Napoleón cuando le dijo a su lacayo “vñisteme desapcio qeu tenog pirsa”


viernes, 17 de marzo de 2017

He tenido un sueño


Hoy he tenido un sueño. 

He soñado que la justicia era igual para todos, sin distinción de raza, credo ni condición económica y social.

He soñado que todos los políticos eran honestos, decían siempre la verdad, velaban por el bien común y, si erraban, reconocían sus faltas, se arrepentían y acataban la ley cumpliendo la condena sin prebendas ni favores de ningún tipo.

He soñado que no había mujeres maltratadas que perdían la vida a manos de asesinos, sus parejas actuales o pasadas, movidos por el desdén, el odio, los celos o un perverso deseo posesivo.

He soñado que la xenofobia, los prejuicios raciales, sexuales y religiosos se habían erradicado.

He soñado que nadie era despreciado ni marginado por su forma de pensar, por su ideología política; que la democracia no era solo una palabra biensonante en boca de ciudadanos políticamente correctos sino una realidad.

He soñado que el diálogo se imponía a la disputa y la cerrazón, el sentido común al despropósito y el consenso a la imposición. 

He soñado que las leyes eran justas, que justicia y legalidad iban de la mano y que las normas estaban para servir al ciudadano y no al revés.

He soñado que la libertad de expresión no era un subterfugio para insultar, ofender, calumniar y dañar la imagen de quien nos cae mal, piensa de forma distinta o representa aquello que no nos gusta. 

He soñado que había trabajo para todos, que los jóvenes preparados no debían emigrar, que no existían los contratos-basura, que los salarios eran justos y no se explotaba clandestinamente a trabajadores aprovechándose de su necesidad de supervivencia. Y las mujeres tenían igual salario que los hombres, realizando las mismas tareas, y ninguna mujer trabajadora era objeto de acoso sexual.

He soñado que la riqueza se repartía equitativamente por todo el planeta, no había distinción entre países ricos y países pobres. El tercer mundo había desaparecido. No había empresarios que, movidos por la codicia y ávidos por enriquecerse, externalizaban la producción a países en los que utilizaban mano de obra barata y explotada y que, para acrecentar aún más su capital, evadían pagar impuestos e invertían sus ganancias en paraísos fiscales.

He soñado que el dinero público solo servía para invertirlo en los bienes y servicios para los que había sido recaudado, sin desviaciones fraudulentas, y que las corruptelas y maquinaciones entre empresarios y políticos habían pasado a la historia. 

He soñado que en las escuelas no había alumno/as que sufrían bullying por parte de sus compañero/as, por culpa de su físico, su forma de ser u orientación sexual.

He soñado que no había sublevaciones contra regímenes dictatoriales, porque estos ya no existían. No había guerras genocidas por cuestiones religiosas, ni por cuestiones económicas, ni para alimentar la industria armamentística, ni para acabar con la oposición, ni para reivindicar y ocupar territorios.

He soñado que no existían los extremismos religiosos ni facciones armadas que, en defensa de una fe, llevaban a cabo cruzadas sangrientas para exterminar a los que consideraban infieles y contrarios a sus preceptos.

He soñado que ninguna religión, creencia o ideología sometía a sus fieles a imposiciones que atentaban contra su integridad física o moral. El burka, la ablación, la esclavitud sexual ya eran cosa del pasado. Ya no se adoctrinaba a nadie ni se le instruía para matar a su adversario ideológico. Todas las religiones eran tolerantes con las demás.

Y creo haber soñado que todos los hombres y mujeres sabían vivir en paz y armonía. Habían aprendido de sus errores y de los de sus antepasados.

Pero, por desgracia, solo ha sido eso, un sueño.


Imagen: Martin Luther King Jr, quien, en un discurso pronunciado el 28 de agosto de 1963 en Washington a favor de los derechos civiles, dijo la famosa frase "Yo tengo un sueño (I have a dream)"

lunes, 13 de marzo de 2017

La muerte de la muerte


“En 2045 la muerte será opcional y el envejecimiento curable”, afirma José Luis Cordeiro, ingeniero y fundador de la Singularity University, en Silicon Valley (EUA).

Este visionario ─y seguramente millonario─ venezolano, ingeniero mecánico de formación y un montón de cosas más, fue el protagonista principal del programa “La sexta columna”, emitido el pasado viernes, 13 de marzo, por la Sexta. En dicho programa se mostraron los adelantos de la robótica, se habló de la Inteligencia Artificial, se vaticinó la curación de muchas enfermedades actualmente mortales y, en definitiva, se nos presentó un futuro ahora impensable y a la vez esperanzador, que nos hará más felices y ─ojo al dato─ inmortales. El profesor Cordeiro, en un alarde de optimismo, vino a decir que en un futuro próximo ─a fin de cuentas, ¿qué son veintiocho años?─ solo fallecerán los que así lo deseen o bien los que sufran un inevitable accidente mortal.

En ese futuro, según Cordeiro, los médicos no tendrán ningún papel relevante y el paro será su meta profesional.

Consultados algunos científicos, fervientes creyentes en la curación de todas las enfermedades que hoy afligen a la humanidad, y que actualmente están desarrollando la fabricación de órganos con impresoras 3D, éstos consideraron demasiado prematuros los vaticinios del profesor e ingeniero venezolano, prolongando el tiempo estimado para llegar a hacer realidad ese objetivo. Los más pesimistas fijaron en un siglo el periodo para lograr ese hito.

No voy a extenderme más en el contenido del programa ─de indudable interés─ ni en la información aportada por algunos expertos para refrendar esa tesis. No usaré, para rebatir lo en él augurado, el pasaje bíblico en el cual Yhavé castiga la arrogancia del hombre, al construir una torre con la que pretenden alcanzar el cielo, exponiéndole a la confusión de lenguas. No, no voy a ser apocalíptico ni un fanático religioso; solo utilizaré el sentido común ─que alguien dijo que es el menos común de los sentidos─ y, al margen de lo grotesco y absurdo que se me antoja un hombre inmortal, viviendo cientos y miles de años, formularía a esos sesudos científicos y visionarios las siguientes preguntas: si el hombre no muere, por mucho que se controle la natalidad, ¿qué ocurrirá con la creciente superpoblación en un planeta, como el nuestro, en el que ya existen muchas muertes por sequía y hambruna, y que ya está dando las primeras señales de agotamiento? ¿Quién salvará al planeta Tierra de la muerte? ¿Quizá en ese futuro idílico el hombre inmortal lo será a expensas de los pobres, los más desfavorecidos, que deberán desaparecer para dejarle espacio y alimento?

Porque de lo que no habló el genial ingeniero es de la inmortalidad de la Tierra ni de la búsqueda ─y colonización─ de planetas habitables en otras galaxias, un objetivo solo teóricamente conseguible muy a largo plazo.

¿No es esa una nueva prueba de la soberbia e ignorancia del ser humano? ¿Acaso los árboles no nos dejan ver el bosque?


lunes, 6 de marzo de 2017

Creer o no creer, esa es la cuestión


¿Estamos solos? ¿Existe otra vida después de la muerte? ¿Dios existe? ¿Podemos comunicarnos con el más allá? ¿Existe el destino? ¿Existen universos paralelos? ¿Existe la reencarnación? 

¿Quién no se ha hecho alguna de estas preguntas en más de una ocasión? Y hay muchísimas más. Preguntas sin respuesta o bien con respuestas que nos damos para satisfacer nuestros intereses, acallar nuestros temores y/o nuestras dudas. 

Alrededor de esta inquietud por saber y por conocer lo desconocido, revolotea gente de diversa índole: crédulos e ingenuos; incrédulos e intransigentes; agnósticos e indiferentes; estudiosos con y sin formación científica; autodidactas bienintencionados deseosos por conocer la verdad, etc. Una amalgama de personas y personalidades. Y también los hay quienes viven de hacer creer lo que ni ellos mismos creen: falsos parasicólogos, videntes o adivinos, mentalistas de pacotilla, echadores de cartas, médiums, sanadores y una retahíla de vividores sin escrúpulos, que se aprovechan de las necesidades e ignorancia ajenas, lo cual les reporta unos pingues beneficios. Todo un negocio montado en torno a los temas esotéricos, parapsicológicos y paramédicos.

Hace muy poco publiqué, en mi blog “Retales de una vida”, un relato titulado “El incrédulo”, cuyo protagonista, totalmente escéptico en el más allá, se ve empujado a ponerse en manos de una médium de pacotilla que acaba sorprendiéndose de su verdadero don para comunicarse con los espíritus. Esta historia, que yo traté en clave de humor, me la inspiró la película “Ouija: el origen del mal” (2016), que cuenta la historia de una madre viuda que, para sobrevivir, monta sesiones de espiritismo para quienes necesitan consuelo y desean contactar con sus seres queridos recientemente fallecidos. Mediante trucos mecánicos y apariciones ficticias, todo ello manejado e interpretado por sus dos hijas, la joven viuda representa perfectamente su papel de médium. Cuando una de las hijas le cuestiona la moralidad de tal proceder, les hace ver que su conducta no daña a nadie, más bien al contrario, pues dan a sus clientes las respuestas que andan buscando, dándoles paz y sosiego. Y ahí me quedo, pues el resto es puro terror.

Pues bien, esta actividad, a la que podría añadirse la que realizan los astrólogos, videntes y echadores de cartas, sigue siendo hoy en día un negocio floreciente, por increíble que pueda parecer. A la ignorancia de tiempos pretéritos le ha sustituido la necesidad de sentirse seguros y a salvo de cualquier adversidad, presente o futura. Representa una perfecta combinación entre superstición y fraude. Quiero creer, no obstante, que, entre esta barahúnda de estafadores, hay gente que realmente puede ayudar y ayuda a quien lo necesita gracias a un, llamémosle, “don especial”. 

En el terreno del espiritismo, he tenido ocasión de conocer a personas que han participado en sesiones y que aseguran haber tenido experiencias increíbles. Y sé de quienes afirman haber experimentado vivencias que podríamos calificar de paranormales o espirituales. Y todos ellos gozan de mi absoluta confianza. No se trata, pues, de farsantes, sino de personas convencidas de que lo que han visto o experimentado es absolutamente cierto y real. Y yo las creo. Creo en su convencimiento. 

El poder de la mente es algo que todavía desconocemos en todo su potencial y puede lograr que hagamos o sintamos cosas aparentemente inexplicables. No creo en espíritus bondadosos o juguetones que, ociosos en el más allá, acuden a nuestra llamada, usando como intermediario la ouija o un/a médium, para satisfacer nuestra curiosidad sobre cuestiones banales, ─¿con quién me casaré, cuántos hijos tendré, fulano me quiere, cambiaré de trabajo?─, o un tanto funestas ─¿viviré muchos años, cuándo y de qué moriré?─. El supuesto espíritu nunca revela aquello que ninguno de los presentes conoce y ni tan solo pueden adivinar o conjeturar, como el número ganador de la lotería. En la ouija, tampoco creo que haya espíritu alguno que mueva el vaso o el puntero. Y sin embargo se mueve, parafraseando a Galileo. Pero ¿quién o qué lo mueve?

¿Puede una persona mover inconscientemente un objeto respondiendo a un impuso mental? ¿Pueden las cartas del Tarot desvelar incógnitas sobre nuestra vida actual y nuestro futuro? ¿Tienen alguna veracidad las cartas astrales? ¿Pueden los astros influir sobre nuestra vida y comportamiento? ¿Tienen algunos minerales poderes sanadores, activando o equilibrando los canales energéticos conocidos como chakras? ¿Existen los viajes astrales? ¿Son ciertas las psicofonías? ¿Podemos comunicarnos telepáticamente? ¿Existe la telequinesia? ¿Puede alguien sanar con la imposición de manos, con la técnica del Reiki? Una buena lista de cuestiones dignas de controversia sobre las que discutir. 

En todo este batiburrillo, no me siento capaz de afirmar ni negar rotundamente la veracidad de casi nada. Creo que algo de cierto hay en algunas de estas prácticas, aunque quizá no tal como nos las “venden” algunos. Hay muchas cosas que desconocemos y, por tal motivo, tendemos a rechazarlas de plano. Cierto es que, para creer en algo, deberíamos poder detectarlo, evidenciarlo y reproducirlo científicamente. Pero la ciencia todavía está en pañales en algunos aspectos ─especialmente los que están exentos de interés porque no son de algún modo rentables─ y no tiene respuestas para todo. Creo también que no debemos hacer burla de aquello que ignoramos o no comprendemos. ¿Cabe, por ejemplo, en nuestra mente lógica la idea de la infinitud? ¿Entendemos realmente el concepto de tiempo? Desde que sabe que “todo” empezó con el Big Bang, la humanidad parece haberse quedado tranquila. Todo está explicado. Ya conocemos el origen de nuestro Universo. Pero ¿qué había antes? ¿De dónde surgió toda esa energía? Posiblemente también haya una respuesta para esto. Pero ¿entendemos el concepto de la Nada? Fácil resulta decirlo, pero otra cosa muy distinta es comprenderlo. Sólo mentes privilegiadas son capaces de asimilar como naturales conceptos muy abstractos. Yo no. Yo me quedé con la geometría y los teoremas de Pitágoras, de las medianas y de las alturas. Todo medible y visible sobre el papel. En cambio, siempre se me atravesaron las matemáticas modernas. Cuando me decían que el límite de x tendía a infinito, me quedaba tan ancho. Si lo decía el profesor, no me quedaba más remedio que creérmelo y aprendérmelo de memoria, sin entender nada de nada. 

Ahora, fuera de las aulas, sin profesores ni físicos teóricos que puedan rebatirme, pienso ─y eso sí que es fácil─ que ante lo incomprensible y lo indemostrable, solo caben dos salidas: creer o no creer. Así de sencillo. Pero nunca debemos ridiculizar, y mucho menos denostar, a quienes creen en algo aparentemente increíble. Porque nunca sabremos quién tiene la razón. Creer o no creer, esa es la cuestión. 



martes, 14 de febrero de 2017

¿El tamaño importa?


Si no fuera por la imagen que ilustra esta entrada, podríais haber pensado que me estoy refiriendo a un atributo sexual masculino. Disculpad que haya jugado por un momento a la confusión con este término. 

A lo que voy a referirme, sin embargo, es a otro atributo físico masculino, éste visible a simple vista: la estatura, que, a fin de cuentas, es el tamaño corporal. También podría haberme referido a objetos cuyo tamaño importa a bastante gente, como el televisor, el coche, la casa, o cualquier otra cosa que provoque la envidia del prójimo envidioso. Pero he elegido la estatura porque, en más de una ocasión, sobre todo en mi adolescencia, me produjo una gran envidia y algún que otro inconveniente. 

¿La estatura realmente importa? Si me remito a las pruebas, sí, y mucho. Especialmente en los hombres, debo reiterar. La mía, por cierto, es más bien modesta. Mido, o por lo menos medía en mi juventud, 169 cm., estatura que fue, en su día, un impedimento para ligar con ─y ser correspondido por─ las chicas que eran más altas que yo, aunque solo fuera por culpa de sus tacones. Es lógico, pues, que trate este tema desde el punto de vista de quien se ha sentido “bajito” toda su vida, aunque con el tiempo llegara a perder importancia. 

Es bien sabido y perfectamente asumido que las mujeres prefieren a los hombres altos y, si no es mucho pedir, fornidos. Solo hay que ver a la mayoría de parejas. Pero si esta cuestión tan evidente me ha vuelto a llamar poderosamente la atención ha sido gracias a un programa de televisión sobre citas a ciegas. Que conste ─no vayáis a pensar mal─ que no soy un seguidor habitual de los programas del corazón, más bien abomino de ellos, pero el zapping me llevó un día hasta este programa y la curiosidad me pudo durante un cierto tiempo. Así pues, de su visionado, parcial y alternado, he podido volver a reparar en lo extremadamente importante que resulta este rasgo físico para una mujer. En dicho programa, una mayoría aplastante de mujeres, cuando se les pregunta por su prototipo de hombre, mencionan en primer lugar su estatura, seguido de una retahíla de otras cualidades. Pero la estatura figura casi siempre en primer lugar y como una condición sine qua non. Y cuanto más alto, mejor. Así podrá calzarse unos zapatos con tacón de aguja sin superarlo en altura, más de una ha añadido.

Pero no son solo las adolescentes las que expresan esa preferencia ─una edad en la que predomina la atracción física sobre otras consideraciones─, sino que mujeres maduras (pues en dicho programa la franja de edad es muy amplia), también prácticamente en su gran mayoría, dejan bien claro que su pareja tiene que ser alta, o por lo menos más alta que ella. Cada vez que oía cómo expresaban esta preferencia no podía evitar tener la sensación de que se estaba valorando a un ser humano por su tamaño, como el que compra un objeto o un cerdo. Cuanto más grande mejor. 

Ya sé que este, llamémosle, prejuicio, no es exclusivo del sexo femenino, pues muchos hombres se sentirían acomplejados junto a una mujer que les sobrepasara en estatura. Ni la antropología ni la genética humana son mi especialidad, pero de algún modo llevamos impreso en nuestro código genético unos condicionantes que se expresan como preferencias estéticas que, en realidad, responden a unos requerimientos para el apareamiento, heredados de nuestros ancestros y que se han mantenido más o menos inalterados a lo largo de la evolución. Los especialistas en la materia afirman que, por ejemplo, el hombre se siente más atraído por una mujer de caderas anchas porque ese rasgo indicaba una mayor fecundidad. Del mismo modo, la mujer, inconscientemente, busca en un hombre más alto y corpulento la seguridad y la protección que los hombres primitivos ofrecían a las mujeres del clan. Pero no pretendo aquí hacer un estudio biosociológico, para el que no estoy mínimamente preparado. Solo pretendo reflexionar sobre un hecho que deberíamos cuestionarnos: si podemos modificar estos moldes sociales heredados y/o impuestos. ¿Que el físico es importante a la hora de buscar pareja?, no cabe duda. ¿Que cada uno/a es libre de elegir como tal a quien le parezca?, faltaría más. Solo deseo señalar que quizá estamos demasiado imbuidos por prejuicios absurdos que, al margen de esa herencia milenaria, nos vienen impuestos y reforzados por una sociedad manifiestamente superficial. 

Salvando, pues, las escasas excepciones, que a mi parecer confirman la regla, la pareja “ideal” debe estar en primer lugar constituida por un hombre más alto y algo mayor en edad que su pareja femenina. ¿Acaso unos centímetros pueden ser una barrera infranqueable para que dos personas se amen? ¿Cuántas personas habrán perdido la oportunidad de hallar al hombre o a la mujer de su vida por haberse dejado llevar por ─o por no haberse atrevido a romper con─ esa exigencia? ¿La dimensión humana es directamente proporcional a la física? Por supuesto que no, pero la gente sigue mirando con curiosidad y extrañeza a una pareja cogida de la mano en la que ella le sobrepase a él un maldito palmo. 

¿A alguno/a de vosotros/as la diferencia de estatura os ha supuesto un inconveniente a la hora de buscar y formar pareja? ¿Creéis que la estatura importa?


lunes, 30 de enero de 2017

Sigena y Salamanca


En realidad, el título de esta entrada debería ser “los bienes del Monasterio de Santa María de Sigena y los papeles de Salamanca”, pero, por razones de espacio, lo he resumido con el nombre de las dos localidades origen de un conflicto interterritorial azuzado por intereses políticos y abonados con la mala fe de unos y la ignorancia (en el sentido literal de la palabra) de otros.

Intentaré tratar este tema de la forma más objetiva y respetuosa posible, siempre desde mi punto de vista, pues el objeto de esta reflexión no es otro que demostrar cómo dos hechos que guardan cierta similitud pueden llegar a ser tratados de forma muy dispar, incluso contrapuesta, anteponiéndose el interés personal o partidista a la razón.

Como ya sabéis, el denominador común de ambos conflictos estriba en la recuperación de un patrimonio por su propietario original y en ambos casos la Generalitat de Catalunya le ha tocado jugar el papel del malo de la película, el de expoliador, término que, según la RAE, significa aquél que despoja de algo a alguien con violencia o iniquidad.

Si alguien, al llegar a este punto cree que voy a hacer un alegato catalanista está equivocado. Soy catalanista ─entendiéndose con ello que amo y defiendo los intereses sociales, económicos, culturales y lingüísticos de mi tierra, Catalunya, como lo haría cualquier otro ciudadano con su Comunidad─, no me seduce en la actualidad ningún partido político, aunque cojeo ligeramente hacia la izquierda, creo en la justicia y la igualdad ─aunque tenga motivos para dudar de su existencia en la tierra─ y abogo por la objetividad y la verdad como bases de esa pretendida justicia y de una convivencia pacífica.  Dicho esto, entraré sin más dilación en materia. 

Quien esté al tanto de la disputa entre Aragón y Catalunya ─aunque debería decir entre sus instituciones─, sobre las obras de arte del Monasterio de Santa María de Sigena, habrá oído cómo, en repetidas ocasiones, diversas autoridades aragonesas, incluyendo a su presidente, han calificado de expolio el haberse trasladado retablos y otras obras de arte de dicho Monasterio Oscense a Catalunya. 

El asunto es muy controvertido y según las fuentes consultadas los hechos ocurrieron de forma muy distinta. No entraré aquí a valorar hasta qué punto discrepan las versiones, pues son tales y tantas las contradicciones del cómo y del porqué, que incluso llegué a dudar de si dichas fuentes se referían al mismo hecho, lugar y época.

Tampoco entraré a juzgar (pues ni soy un entendido en leyes ni las informaciones obtenidas me ofrecen una garantía de absoluta imparcialidad) si tiene razón o no el gobierno de Aragón al denunciar e intentar invalidar la compra de aquellas obras. Lo que sí creo que está claro es que, por ambas partes, se ha sensibilizado a la opinión pública, como siempre ocurre en las disputas en las que intervienen intereses políticos, con argumentos distorsionados, cuando no exagerados. De hecho, cuando el Tribunal Constitucional dio la razón a Catalunya, tras 14 años de deliberación, añadía en su sentencia que no entraba en la legalidad de la venta ni en la calificación de los bienes. Por lo tanto, si se ajusta a derecho la recuperación de dichas obras por su propietario original, que se haga mediante las diligencias legales pertinentes, pero siempre basándose en la veracidad de los hechos, como debe ser en cualquier procedimiento judicial. Pero me solivianta constatar cómo se utiliza el término expoliar alegre e impunemente, ante la aquiescencia general, cuando la famosa frase del ex presidente de la Generalitat Catalana, Artur Mas, “España nos roba”, levantó ampollas a lo largo y ancho de la península. Y antes de terminar con esta primera parte, lanzo una pregunta a quien sepa más que yo al respecto: ¿Por qué Aragón no reclama al Museo del Prado las obras de arte de Sigena que en él se exponen, entre las que se encuentra el fragmento del retablo mayor del Monasterio, adquirido por subasta? 

Hago ahora un salto geográfico y temporal para situarme en el Archivo de la Guerra Civil Española de la capital salmantina, donde se conservaban los llamados “papeles de Salamanca” reclamados por la Generalitat de Catalunya.

Para entender esta otra disputa institucional, es menester recordar que cuando en 1939 se produjo la caída de Catalunya en manos del ejército franquista, sus autoridades militares incautaron toda la documentación que pudieron encontrar en las sedes de las instituciones, los partidos políticos, las organizaciones sindicales, las asociaciones culturales y los domicilios de particulares, como pruebas para perseguir y juzgar a los que habían apoyado al bando republicano. Todos esos documentos se enviaron a Salamanca, donde se encontraba el Cuartel General del Generalísimo, para ser evaluada.

Aquí también evitaré entrar en detalles de este contencioso, por lo prolijo que sería, y solo diré que se inició, en este caso, a instancias de la Generalitat de Catalunya cuando esta reclamó al Gobierno Central que se restituyeran estos documentos a sus verdaderos propietarios. No hace falta recordar que también este hecho levantó ampollas y que también tuvo de intervenir el Tribunal Constitucional quien finalmente falló a favor del demandante. Aun así se produjo una gran movilización y resistencia en contra de esa medida, hasta tal punto que el traslado de las primeras 500 cajas de documentos se realizó de madrugada y con un fuerte despliegue policial para evitar incidentes. Esta operación se repitió en varias ocasiones (tal era la cantidad de documentación incautada) mientras que las autoridades autonómicas y municipales locales presentaban múltiples recursos con el argumento de que representaba ─y cito textualmente─ una expoliación.

Y aquí es donde yo quería llegar después de este (espero que no muy largo) camino, a lanzar nuevas preguntas cuyas respuestas también dejo en el aire: Si la compra ─por muy torticera que fuera─ de unas obras de arte gravemente deterioradas, su posterior restauración y traslado de una Comunidad Autónoma a otra se considera expolio, ¿por qué la incautación de una propiedad de un particular o institución, contra su voluntad y sin compensación económica alguna, no y sí en cambio su justa devolución? ¿Por qué ese doble rasero? ¿A santo de qué ese agravio comparativo? ¿Por qué debemos recurrir siempre a la judicialización de disputas cuando debería primar el sentido común y el consenso? 

Llegado aquí me doy cuenta que soy muy repetitivo, quizá incluso cansino, pues no es la primera vez (y no puedo prometer que sea la última) que hago alusión a la necesidad del entendimiento, del diálogo, de la no politización de asuntos sociales y culturales, de la no incitación a la violencia verbal ni al odio interterritorial, a la necesidad de utilizar la razón y hacer un esfuerzo por comprender la postura del otro, de no tergiversar la verdad, de vivir, en suma, en paz y armonía, olvidando viejas rencillas y aparcando la soberbia y un mal entendido orgullo nacional.

Si hablamos con propiedad, no olvidemos que quien sí llevó a cabo un verdadero expolio fue el ejército nazi, apropiándose “con violencia e iniquidad” de obras de arte pertenecientes a los judíos residentes en los países ocupados, como preludio al holocausto. Seamos, pues, estrictos a la hora de utilizar ciertos términos que no se ajustan a la realidad.

Ilustración.- Izquierda: Monasterio de Sta. María de Sigena; Derecha: Fachada del Archivo de la Guerra Civil Española (Salamanca)



sábado, 21 de enero de 2017

¿Diálogo, qué diálogo?


Según la Real Academia Española de la Lengua, el término “dialogo” se define, en su primera acepción, como “plática entre dos a más personas que alternativamente manifiestas sus ideas o afectos”. Pero existe otro término, el que aquí me interesa, que incluye la forma “diálogo de sordos” y que define como “conversación en la que los interlocutores no se prestan atención”. Y es que no hay peor sordo que el que no quiere oír.

Esta debe ser otra de mis “rarezas”: pretender que cuando se dialoga, se dialogue de verdad. No, no es un juego de palabras. En todo caso sería como el estribillo de aquella canción que dice que “la española cuando besa, es que besa de verdad”. Pues todos los españoles deberían aplicarse el cuento y que pudiéramos decir que el español cuando dialoga, dialoga de verdad. Y, como no podría ser de otro modo, quienes más deberían seguir este principio son los políticos, porque creo que ni siquiera conocen el significado del verbo dialogar o, por lo menos, no lo saben conjugar: yo dialogo, tu dialogas, él dialoga, nosotros...

¿No os habéis fijado que en un turno de réplica, tanto en un Parlamento Autonómico, en el Congreso de los Diputados, en el Senado o en la mismísima Asamblea de las Naciones Unidas, el político de turno está únicamente centrado en leer al pie de la letra lo que ya llevaba escrito de antemano cuando no sabía con exactitud ─aunque ya debía intuir por dónde irían los tiros─ qué argumentos en concreto utilizaría su oponente y qué deberá rebatir o responder? Lo lógico sería escucharlos, pensar en ellos y solo entones pasar al contraataque, a rebatirlos uno a uno, si es necesario y tiene argumentos para ello. En definitiva, se trata de conocer al detalle el tema de discusión y estar lo suficientemente preparado como para improvisar sobre la marcha sin la ayuda de un guion. Aunque se partan de posiciones diametralmente opuestas, siempre habrán aspectos que requieran de una discusión, matización, aclaración, o respuesta concreta. Pues no, los “actores” se limitan a repetir hasta la saciedad su discurso, obviando las respectivas interpelaciones y yendo cada uno a lo suyo. Aquí podríamos también hablar de “diálogo de besugos”. En otras palabras: ausencia total de diálogo.

Entonces ¿de qué sirve comparecer en una cámara, donde se debaten temas de interés capital, con la lección aprendida y sin ánimos de escuchar atentamente las otras posturas para, de este modo, participar en un diálogo productivo pensado solo en el bien general y no en los intereses particulares y partidistas? Para nada. Bueno, sí, para lucirse ante sus partidarios y andar a la greña con sus eternos rivales.

Solo en un plató de televisión, en un cara a cara, pueden los contendientes practicar algo parecido al diálogo, si bien se hace patente el discurso personal eludiendo, por ambas partes, contestar aquellas preguntas capciosas o comprometedoras. Porque una de las características más sobresalientes de un político es saber divagar ante ese tipo de preguntas tan incómodas, incluso hechas por el moderador o entrevistador, para que el protagonista “se moje”. Y si es un “buen político” siempre saldrá airoso. Por mucho que se le presione e insista, siempre se andará hábilmente por las ramas con tal de esquivar la respuesta que le puede comprometer.

Pero la falta de diálogo no es exclusiva de los políticos. Parece más bien un mal endémico de este país. Todos hemos visto la lamentable escena de tertulianos, generalmente periodistas, debatiendo alrededor de una mesa y ante una audiencia televisiva considerable, hablando todos a la vez y compitiendo para ver quién grita más, cruzándose palabras y lanzándose acusaciones e improperios, bien en defensa de sus argumentos, bien atacando los de la parte contraria. ¿Acaso es eso dialogar? Con este comportamiento solo se pretende acallar la voz del contrincante, evitando que se le pueda oír y, por lo tanto, que pueda expresar en voz alta su opinión. Pero no solo no practican el diálogo sino tampoco la autocrítica, porque para acabar de rematar ese sinsentido, todos, absolutamente todos, se quejan de que el oponente no les deja hablar. Si el moderador logra apaciguar los ánimos de los participantes y poner un poco de orden y cordura, en cuanto le devuelve la palabra a uno de ellos, de inmediato otro alza la voz para acallarla de nuevo. Pena y vergüenza ajena. 

Así pues, quizá esta falta de diálogo no sea otra cosa que falta de educación. Quizá es que en nuestro país todavía no hemos adquirido una cultura democrática o, peor aún, cojeamos en cultura general. Al igual que cuando yo era niño existía en la escuela (al menos en la mía)  una asignatura llamada “aseo y urbanidad” (que debería recuperase, sobre todo en lo referente a la segunda parte), debería introducirse ahora una que bien podría bautizarse “hablar y dialogar”. Quizá así nos iría mejor.